Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenida una mujer por cobrar hasta 1.000 euros a dos inmigrantes para que se mudaran a España

Agentes de la Policía Nacional han detenido en València a una mujer de 39 años como presunta autora de un delito de favorecimiento de la inmigración ilegal, tras tramitar una carta de invitación a dos conocidas de Honduras a facilitarles el traslado a España, para lo que les solicitaba entre 500 y 1.000 euros, según ha informado la Jefatura Superior en un comunicado.
Las investigaciones se iniciaron en el pasado mes de marzo al detectar los agentes una posible irregularidad en una carta de invitación de una ciudadana hondureña.
En la misiva, la arrestada residente en España invitaba a una conocida extranjera, también de Honduras, a cambiar su residencia por un periodo establecido y le ofrecía la documentación y el pago de las tasas correspondientes para que obtuviera la nacionalidad española.
Tras las pesquisas, los policías averiguaron que una de las víctimas era una mujer, que al desear trasladarse a España contactó con una amiga que le manifestó que su compañera de piso podría ayudarla con la nacionalidad mediante una carta de invitación, para lo que tendría que pagarle una cantidad de dinero.
AMENAZÓ CON LLAMAR A LA POLICÍA
La mujer afectada entregó unos 450 euros y seguidamente consiguió la autorización para entrar en España. Una vez en el país, su amiga le pidió otros 500 euros y le amenazó con avisar a la Policía porque ella no disponía de ese dinero.
Los agentes comprobaron que sospechosa también había solicitado una carta de invitación a la otra joven, por lo que ha sido detenida como presunta autora de un delito de favorecimiento de la inmigración ilegal.
La arrestada, de origen hondureño y sin antecedentes policiales, fue puesta en libertad, tras prestar declaración, no sin antes ser advertida de la obligación de personarse ante la autoridad judicial cuando sea requerida, según las mismas fuentes.