Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desmantelada una organización acusada de introducir hachís en España utilizando naves nodrizas

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han dado por desmantelada una organización de narcotraficantes que presuntamente se dedicaban a introducir importantes cantidades de hachís en España a través de naves nodrizas, y ello en el marco de una actuación en la que han sido detenidos los ocho supuestos integrantes del grupo y los agentes se han incautado de 1.200 kilos de hachís.
Según ha informado este sábado la Policía en una nota, los detenidos operaban desde el Campo de Gibraltar recogiendo la droga en la costa oeste de Marruecos y utilizando dos tipos de embarcaciones para acercarla a la península. Así, transportaban la sustancia en embarcaciones con motores de gran potencia para luego traspasarla a otras más pequeñas que simulaban una actividad recreativa y realizar en ellas el último trayecto.
Las investigaciones comenzaron el pasado mes de junio, cuando un grupo de personas con antecedentes por narcotráfico fue identificado tras sacar una embarcación del puerto deportivo de Sancti Petri (Cádiz) y dirigirse por carretera con ella hasta la localidad gaditana de Algeciras. Tras haber despertado la sospecha de los agentes, se iniciaron las pesquisas oportunas sobre ellos. A través de las distintas vigilancias establecidas pudieron comprobar que el grupo de narcos estaba "perfectamente estructurado y era responsable de la introducción de un alijo de hachís".
La presunta trama operaba desde Campo de Gibraltar, recogía la droga en la costa oeste de Marruecos introduciéndola en embarcaciones semirrígidas con motores de gran potencia, y una vez que se acercaban a orillas españolas realizaban el traspaso de los fardos de hachís a otras más pequeñas que simulaban realizar una actividad recreativa, intentando con ello "no levantar sospechas".
Mientras, algunos miembros de la organización realizaban labores de contravigilancia intentando detectar la presencia policial, según explica el comunicado, en el que se detalla que en el momento que llegaban a la península, sacaban los barcos del agua y los trasladaban por carretera a una nave industrial en Algeciras.
Tras meses de investigación, los agentes procedieron por tierra, apoyados por un helicóptero, a interceptar una de las embarcaciones recreativas y detener al piloto, que transportaba 18 fardos de hachís envueltos en sacos de arpillera. Al mismo tiempo, la nave nodriza arrojaba otros 20 fardos al mar que fueron recogidos posteriormente.
Como resultado, se ha detenido a los otros siete integrantes de la organización --cuatro personas en el Campo de Gibraltar y a otras tres en Ceuta-- dando por desmantelada la misma, y se han efectuado dos entradas y registros en naves del grupo.
En total, los investigadores se han incautado en esta operación de 1.200 kilos de hachís, seis embarcaciones de gran eslora sin ningún tipo de matrícula identificativa y cuya potencia excedía de la normativa sobre embarcaciones de alta velocidad, un vehículo todoterreno de gran potencia usado para remolcar las embarcaciones, así como tres remolques de transporte de embarcaciones y un motor náutico fueraborda de gran potencia.
La operación ha sido llevada a cabo por agentes del GRECO de Cádiz-Huelva de la Policía Nacional y el EDOA de Cádiz de la Guardia Civil, con la colaboración de agentes de la Jefatura Regional de Vigilancia Aduanera de Andalucía, el Grupo Operativo de Puertos de Algeciras y la Udyco de Ceuta.