Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Descubrí que mi prometido había matado a su 'ex' y la había enterrado en el jardín"

Debbie vivió cuatro años con Prout y tuvo una hija con él antes de enterarse de que era un asesino

Una mujer británica descubre que su futuro marido y padre de su hija había matado a su exmujer en un ataque de rabia. "Al principio no podía creérmelo, parecía una persona normal", asegura.
Debbie Garlick se quedó helada al descubrir que su prometido y padre de su hija era en realidad un asesino calculador, según publica el diario Daily Mail.
Esta mujer británica, de 41 años, decidió preguntarle a su compañero Prout, de 49, por la desaparición de su exmujer por primera vez cuatro años después de empezar a salir con él. "Si le hiciste algo a tu exmujer, dilo y así su familia podrá darle un entierro digno".
Debbie tenía una confianza ciega en él, ya que su compañero Prout lo negaba constantemente y el cuerpo de su ex no había sido encontrado.
Entonces, Prout la miró fijamente y le contestó: "Mi ex ya tuvo su entierro". Y decidió contarle toda la verdad: "Tuvimos una gran pelea y la estrangulé. Luego me fui a un bar, me tomé unas copas, volví a casa, la cogí y la enterré", confesó.
En ese momento, a Debbie se le vino el mundo encima. "Me dio un vuelco el estómago", asegura. "Empecé a temblar de forma incontrolada. Me di cuenta de que todo lo que habíamos vivido era una gran mentira".
La mujer acudió directamente a la Policía y en menos de ocho días encontraron el cuerpo de su exmujer enterrado en una zanja del jardín.
Debbie sabía que la esposa de Prout había desaparecido en extrañas circunstancias, sin llevarse ropa, ni dinero ni sus objetos de valor. Y que Prout era sospechoso de asesinato. Pero se lo presentaron unos amigos que tenían en común y a Debbie nunca se le pasó por la cabeza la posibilidad de que fuera culpable, así que empezó a salir con él.
Prout había asegurado durante años que Kate lo había abandonado en 2007. Aun así, el hombre fue condenado por un tribunal en 2010 y encarcelado después de que el juez leyera el diario de su ex en el que aseguraba en repetidas ocasiones que Prout era violento. Pero Debbie seguía confiando en él y creía que su chico había sido víctima de una tremenda injusticia. Quedó desolada e intentó por todos los medios sacarlo de la cárcel.
"El único signo de violencia que vi fue una vez en un bar, cuando se enfrentó a un hombre que parecía mirarme. Pero él lo achacó al alcohol y al amor que sentía por mí", insiste Debbie. Y se quedó embarazada de una niña.
Pero Prout fue sometido a un detector de mentiras, que demostró que había fallado en cuatro preguntas sobre su culpabilidad en el asesinato y entierro de Kate.
Entonces, Debbie fue a la prisión y le preguntó directamente al padre de su hija por su culpabilidad y él lo confesó todo. "Al principio no podía creerme que la persona de la que me había enamorado hubiera matado y enterrado a alguien. Parecía alguien normal, pero se convirtió en una persona distina de la noche a la mañana. Lo miré y pensé: 'Me das asco'", cuenta Debbie.
"Le dije que habíamos terminado y me fui llorando. Lo único bueno que sacamos de todo esto fue que se pudo recuperar el cuerpo de Kate y darle un entierro digno", asegura
"A veces me siento como una estúpida por haberle creído con fe ciega, pero nu fui la única. Toda mi familia, la suya, nuestros amigos, la gente del pueblo... Todos le creímos", afirma. "Pero ahora veo que es un hombre frío y calculador y no puedo perdonarlo".