Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren la presencia de metabolitos en las plantas que podrían explicar algunas de sus propiedades medicinales

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos) han confirmado por primera vez la presencia de los metabolitos de las plantas, un conjunto de enzimas que se activan para responder de forma eficiente a los retos de su entorno, lo que podría ayudar a dilucidar los supuestos efectos medicinales de algunas especies.
El hallazgo, calificado como un "hito en la investigación del metabolismo" por la revista 'Science', ha sido posible gracias al uso etiquetas fluorescentes y tecnología de microscopía molecular, que han permitido encontrar "algo que los científicos llevan 40 años buscando", según Bjoern Hamberger, biólogo coautor de dicho hallazgo.
Durante todo ese tiempo los científicos pensaron que los metabolitos debían existir porque no podían explicar cómo las enzimas trabajaban juntas para defender a las plantas de ataques con una eficiencia tan alta. Pero su capacidad para juntarse cuando hay alguna amenaza, al igual que luego se dispersan una vez cumplida su labor, hacía muy difícil identificar los metabolomas, que son el conjunto de metabolitos.
Pero ahora, utilizando proteínas de fusión fluorescente, el equipo fue capaz de iluminar los mecanismos y grabarlos mediante técnicas de microscopía. Las imágenes registraron el retículo endoplasmático, una carretera celular de membranas tubulares y sacos, a través de los cuales circulan los metabolitos.
"Con esta red hemos sido capaces de documentar no sólo el movimiento de las enzimas a lo largo del retículo endoplasmático, sino también mostrar que el flujo es dinámico", dijo Hamberger, lo que permite también contar con los planos necesarios para capturar estas estructuras, biosintetizarlas y construir las mismas vías en otros organismos.
Con este hallazgo se abre la puerta a nuevas aplicaciones, por ejemplo, saber por qué en la planta del dios del trueno, utilizada en la medicina tradicional china, que contiene triptólidos, se han observado propiedades antitumorales o contra la artritis en animales.