Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubre la historia de superación de Jack, el niño que nació con medio corazón

Descubre la historia de superación de Jack, el niño que nació con medio corazónFacebook

Jack Foley, de 6 años, padece una enfermedad del corazón conocida como ‘Síndrome del Corazón Hipoplásico, un defecto de nacimiento que hace que el lado izquierdo del corazón no se desarrolle. Sin embargo y tras someterse a tres operaciones, esto no afectado a su estilo de vida y lleva una vida normal de un niño de 6 años, participando incluso en triatlones.

La enfermedad la descubrieron a las 20 semanas de embarazo y a pesar del diagnóstico, sus padres decidieron continuar con el embarazo. Al no desarrollarse el lado izquierdo de su corazón, su aurícula y el ventrículo izquierdo no pueden bombear sangre, por lo que su lado derecho se encarga de hacer todo el trabajo.
El 25 de abril de 2011 Jack nació a través de una cesárea planificada e inmediatamente fue trasladado a un ala neonatal, donde fue sometido a varias pruebas y atendido médicamente. “Ni siquiera pude verlo hasta seis horas después de haber nacido. Todo lo que me dijeron fue que era un niño, y que tenía pelo rojo ", explicó su madre, Kiefer-Foley para ‘Daily Mail’.
Jack medio corazón, recién nacido
Con tan sólo cuatro días de edad, Jack tuvo su primera operación a corazón abierto, que sería la primera de otras dos operaciones que tendría que afrontar el pequeño. Después de eso, se recuperó en el hospital por unos días, y luego finalmente llegó a casa con sus padres. "Una semana y media después de que él nació, finalmente conseguí sostener a mi bebé por primera vez. Este fue mi primer hijo, fue tan difícil ", cuenta su madre.
A los cuatro meses y medio de edad se sometió a una segunda operación y a los dos años tuvo su tercera y última cirugía. Actualmente debe tomar una medicación diariamente, pero eso es todo. "Es un niño completamente normal, que no es lo que esperábamos en absoluto", dijo Kiefer-Foley. "Los médicos nos dijeron muchas cosas acerca de qué esperar, dijeron que necesitaría un tubo de alimentación, que se mantendría en la UCI de seis a ocho semanas antes de volver a casa, pero nada de eso sucedió”.
JAck, medio corazón felíz
Si no fuese por su cicatriz nadie pensaría que tiene la enfermedad. Ahora, Jack es un niño normal  que juega con sus amigos, va al colegio y le encanta el deporte, de hecho acaba de correr su primer Triátlon.