Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una organización acusada de 25 estafas en el sector agrícola, 20 de ellas a empresas andaluzas

La Guardia Civil, en el marco de la denominada operación 'Antanino', ha dado por desarticulada una supuesta organización criminal especializada en estafas en el sector agrícola, receptación, usurpación de estado civil, insolvencia punible y blanqueo de capitales a lo largo de toda la geografía española, y a la que se le atribuyen 25 estafas a 18 empresas; 20 de ellas a firmas andaluzas.
En concreto, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, en el marco de esta investigación se han esclarecido cuatro estafas en Roquetas de Mar y otras tantas en El Ejido (Almería), dos en Almería, dos en Cantillana (Sevilla), dos en Ventas de Zafarraya (Granada), una en el municipio malagueño de Torrox, otra en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), otra en Molvízar (Granada), una más en Vícar (Almería), otra en la también localidad almeriense de Níjar y una última en Alhama de Granada.
Del conjunto de la investigación se ha podido constatar que el montante estafado asciende a 666.318 euros, se han visto afectadas un total de 18 empresas y se han esclarecido 25 estafas, entre las que figuran las 20 enumeradas en Andalucía. También se han esclarecido dos estafas en Huesca, una en Fontellas (Navarra), otra en Cuéllar (Segovia) y una más en Madrid.
En el marco de esta operación han sido detenidas tres personas --dos varones y una mujer--, entre ellos el presunto 'cabecilla', y se ha investigado a otras cuatro personas --tres varones y una mujer-- como presuntos autores de los delitos anteriormente citados, además del de pertenencia a organización criminal.
REGISTROS EN ROQUETAS DE MAR
Asimismo, se han realizado dos registros domiciliarios en la localidad almeriense de Roquetas de Mar, siendo intervenidos "numerosa documentación" y datos referentes a diferentes empresas, talonarios de diferentes entidades bancarias, diez contratos telefónicos de diferentes números, seis cajas con tarjetas SIM, siete sellos de diferentes empresas, siete teléfonos móviles, tres ordenadores portátiles y tres 'pen drives'.
La operación se inició cuando agentes de la Guardia Civil de Navarra recibieron una denuncia en la cual se ponía en conocimiento que una empresa, de la localidad de Fontellas, había sido estafada por una cantidad cercana a los 17.000 euros.
Tras las primeras investigaciones, los agentes pudieron comprobar la existencia de una organización criminal compuesta por siete personas que presuntamente venía desarrollando "una gran actividad delictiva" en el sector agrícola, y que estaba "perfectamente organizada y jerarquizada, desarrollando cada uno de los integrantes una función específica".
Así, por un lado se encontraba el presunto 'cabecilla' de la organización, que "para desviar la atención sobre él poseía diversas empresas y figuraban como administradores unas terceras personas, los llamados testaferros". Por otro lado, otros componentes realizarían las labores de captación de clientes y finalmente habrían convenido la venta de los productos estafados a un puesto de referencia en Mercamadrid, los cuales adquirían el producto por un precio "muy por debajo" del valor real del mercado.
'MODUS OPERANDI'
Según la Guardia Civil, el presunto grupo criminal ahora desarticulado empleaba tres métodos dependiendo de la estafa a consolidar.
Uno de ellos pasaba por comprar o crear empresas a través de testaferros para dedicarse a la actividad hortofrutícola, adquiriendo productos de dicha naturaleza y facilitando el nombre en unas ocasiones de sus propias empresas "pantalla", y en otras el de empresas de solvencia reconocida, para luego no hacer pago a la deuda contraída, con lo cual estafaban inicialmente a la empresa productora y finalmente a las compañías de seguros.
Para "deshacerse rápidamente del producto adquirido", la organización criminal disponía de contactos en Mercamadrid a los cuales vendía por un precio "muy por debajo" del de mercado, según expone el Instituto Armado.
Otro método es el conocido como 'Timo del Nazareno', según el cual el timador --conocido como 'nazareno'-- se gana la confianza de la empresa proveedora haciendo algunos pedidos pequeños que abona instantáneamente para generar confianza. Finalmente, el nazareno realiza una compra importante, la cual "jamás" abona, procediendo rápidamente a la venta de los productos adquiridos. Cuando la empresa estafada procede a interponer la denuncia, generalmente las empresas se declaran insolventes como es el caso investigado.
Finalmente, el tercer método consistía en que los presuntos miembros de la banda obtenían créditos y líneas de descuento de forma ilícita de las diferentes entidades bancarias, y presuntamente falseaban la liquidez de las empresas utilizadas.
El supuesto 'cabecilla' facturaba entre sus propias empresas, le bastaba con presentar documentación que acreditara que una de las empresas realizaba operaciones con la otra y de lo cual únicamente él tenía conocimiento, siendo ajeno a las entidades financieras. Una vez obtenido el crédito o la línea de descuento, emitía pagarés entre sus empresas, para lo cual empleaba "testaferros", siéndole abonado dicho crédito, y posteriormente no hacía frente a las deudas adquiridas con la entidad bancaria, procediendo a disolver la empresa deudora y con ello evitar hacer frente a los requerimientos monetarios, según precisa la Guardia Civil.
Los detenidos e investigados utilizaban un total de 12 empresas "pantalla" para realizar sus actividades delictivas.
La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Navarra y han contado con la colaboración de agentes pertenecientes a diversas unidades de Policía Judicial de Almería y Madrid.
Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de los de Tudela (Navarra).