Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una red dedicada a la explotación laboral de ciudadanos residentes en España

La Guardia Civil ha desarticulado una organización dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación laboral que captaba a las víctimas en España con anuncios publicados en Internet en los que les ofrecían falsas expectativas de trabajo en la construcción en Alemania, Bélgica y Holanda, pero que una vez allí vivían hacinados y sin cobrar, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.
La operación 'Mallemolen', coordinada por la Agencia Europea Europol y de forma conjunta con la Policía Federal de Bélgica, se ha procedido a la detención de 12 personas en España y Bélgica.
Los seis detenidos en España tienen edades comprendidas entre los 23 y los 58 años, y son de nacionalidades marroquí, española y chilena, a los que se les imputa los supuestos delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, contra el derecho de los trabajadores, y pertenencia a organización criminal. En la operación se han realizado cinco registros en las localidades valencianas de Alfafar, Sagunto y Puerto de Sagunto.
Por otro lado, en Bélgica se han realizado 23 registros con un total de seis detenciones, en los que han participado agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Valencia.
Las investigaciones se iniciaron a principios de año cuando la Guardia Civil recibió información de la Policía Belga para comprobar diferentes empresas que estaban enviando de forma irregular trabajadores a Bélgica.
Continuando con las investigaciones, los agentes pudieron comprobar que estas personas estaban siendo trasladadas a Alemania, Bélgica y Holanda, siendo engañadas en España con falsas expectativas de trabajo.
Posteriormente, una vez en Bélgica, realizaban trabajos en la construcción sin percibir sueldo alguno, estando hacinados en pisos y en condiciones insalubres, aprovechándose de las necesidades personales de las víctimas.
FALSAS EXPECTATIVAS DE TRABAJO
La organización, compuesta por ciudadanos de origen marroquí, español y chileno, se encargaban de captar mediante engaño a las víctimas, todas residentes en España pero de diferentes nacionalidades, ofertándoles falsas expectativas de trabajo en países europeos, ya que les decían que podrían ejercer un trabajo bien remunerado en el sector de la construcción con la posibilidad de residir en una vivienda digna.
El importe que tenían que pagar por el traslado se suponía que se lo devolvía la empresa una vez llevaran tiempo trabajando pero nunca se lo abonaban. Asimismo, la organización les obligaba a residir en la misma vivienda de pequeñas dimensiones. En algunos casos llegaban a vivir más de 8 personas en inmuebles en los que no estaba autorizada la residencia de personas y en condiciones de insalubridad.
De igual forma, los trabajadores normalmente al llevar varios días de trabajo en Bélgica y al reparar en las extremas condiciones en las que vivían reclamaban el salario correspondiente a la parte de los trabajos realizados pero al no percibir dinero alguno tenían que regresar a España muchas veces con la ayuda de familiares y amigos.
A los detenidos se les atribuye los delitos de Trata de Seres Humanos con fines de Explotación Laboral, y pertenencia a Grupo Criminal.
La operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción nº 3 de Sagunto (Valencia), ha sido desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Valencia, a través de su Equipo Territorial de Moncada, en coordinación con la Policía Judicial Belga y con el fichero Phoenix de la Agencia Europea Europol que desplazó su oficina móvil hasta la provincia de Valencia el día de la explotación.