Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una banda de ladrones violentos en Mallorca

La Guardia Civil ha detenido a cinco personas, dos de ellas menores de edad, que formaban un grupo organizado que se dedicaba al robo en el interior de establecimientos y casas habitadas, así como a realizar robos a turistas en la localidad mallorquina de Magaluf (Calvià) contra los que aplicaban "violencia extrema" y aprovechando el estado de embriaguez de las víctimas les propinaban un fuerte golpe.

La banda estaba integrada por componentes de nacionalidad rusa y española y a sus miembros se les ha imputado delitos robos con fuerza y violencia, receptación, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y asociación ilícita.
Tras una investigación por el robo en un gimnasio de la localidad de Santa Ponça, la Guardia Civil detectó que se trataba de un grupo organizado que se dedicaba a la comisión de robos.
Así, se detuvo a un menor ruso por el robo en un gimnasio y un robo en casa habitada y se pudo recuperar gran cantidad de objetos que estaban ocultos en el interior de su domicilio.
Tres días más tarde se detuvieron a otros cuatro individuos y se realizaron tres registros domiciliarios, dos en la localidad de Santa Ponça y uno en la localidad de Andratx, así como de un taller mecánico en esta última localidad.
En estos registros se intervino, según han explicado, una gran cantidad de efectos de procedencia ilícita entre los que se encuentran televisores, terminales móviles de última generación, Ipads, ordenadores portátiles, gafas de sol, relojes, joyas y 2000 euros en metálico.
Se han incautado además varias dosis de hachis, armas de fuego, armas blancas y varias armas prohibidas. Los efectos recuperados podrían alcanzar un valor de 20.000 euros.
APROVECHABAN EL ESTADO DE EMBRIAGUEZ DE LOS TURISTAS
Desde el Instituto Armado han explicado que los detenidos empleaban "una extrema violencia" con las victimas y aprovechando su estado de embriaguez de los turistas les propinaban un fuerte golpe para que la víctima cayera al suelo.
Una vez derribada, continuaban golpeándole aunque no opusiera resistencia e incluso les dejaban inconscientes. En este momento, aprovechaban para sustraer todos los objetos de valor que portaban.