Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pequeñas criaturas que viven en tu cara

Pequeñas criaturas que viven en su caraDailymail.co.uk

Un nuevo estudio ha descubierto ácaros, invisibles al ojo humano, en el 100% de las caras que ha examinado. Son diminutos, con ocho patas y tienen forma de conos de helado con patas rechonchas en un extremo. Se llaman Demodex y viven en nuestros folículos pilosos, enterrados cabeza abajo, comiendo las grasas que segregamos. Los ácaros probablemente se mueven en nuestras caras por la noche, cuando está oscuro.

Las caras humanas albergan dos tipos de ácaros, Demodex folliculorum y Demodex brevis. Megan Thoemmes, estudiante de North Carolina State University, explica que son “muy monos. Con sus ocho pequeñas patas, parece que casi nadan en la grasa (…) Es como tener amigos contigo todo el tiempo”.
"Darse cuenta de que todo el mundo los tiene y que probablemente no causan ningún problema es bastante tranquilizador", añade Thoemmes.
En las pruebas de ADN de 29 personas, el 100% de los mayores de 18 años tenían ácaros Demodex, según encontró el equipo que publicó el estudio en la revista PLoS ONE. Los tests realizados a más gente también dieron un porcentaje del 100 por ciento, explica Thoemmes al DailyMail.
Los científicos no saben cómo los ácaros llegan a los seres humanos. Una teoría es que pasan de la madre al niño durante la lactancia. Los jóvenes son mucho menos propensos a tenerlos, mientras que han sido encontrados en casi todos los cadáveres.
"Los Demodex  probablemente han vivido con nosotros durante mucho, mucho tiempo: los primeros humanos que salieron de África probablemente llevaron sus ácaros con ellos", señala Michelle Trautwein, profesora asistente adjunta de Entomología en NC State y miembro de la Academia de Ciencias de California.
"Queremos saber si el ADN del Demodex puede proporcionar un reflejo de nuestra propia historia evolutiva ya que nos permite volver sobre aquellos antiguos caminos de la migración humana. Uno de los más interesantes (y sin resolver) misterios sobre los ácaros es cómo los seres humanos adquirieron estos seres. Tal vez estos ácaros son un modelo de co-evolución. Es posible que, como todas las especies de mamíferos evolucionaron, también lo hicieron sus ácaros, cada uno especialmente adaptado a los cambios de su entorno".