Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Delegado del Colegio Geólogos Murcia prevé una mayor desertificación en el sureste español que afectará al Mar Menor

El delegado del Colegio Oficial de Geólogos en Murcia, José Antonio Sánchez, reconoce que la situación en la Región es "complicada" en cuanto a desertificación, sequía, falta de agua y suelos, debido a que la Comunidad "se encuentra en una zona susceptible de sufrir desertificación, ya que nuestro territorio se encuadra dentro de las categorías de áreas áridas, semiáridas y subhúmedas secas".
Sánchez, en declaraciones a Europa Press, advierte que la situación ha empeorado, de manera que el pronóstico de aquí a unos años "sería de una mayor desertificación del territorio español y más concretamente del sureste español".
Preguntado si en un futuro no muy lejano podría desaparecer el Mar Menor afirma que "es indudable que todos estos procesos afectan a la laguna, al ser un ecosistema vulnerable donde hay que tener en cuenta la paulatina subida del nivel del mar por el aumento de la temperatura y la disminución de glaciares y casquetes polares".
Y es que, explica, la desertificación "constituye un proceso complejo resultado de múltiples factores". Entre las condiciones particulares propias de amplias zonas de España y de la Región Mediterránea que están asociadas a los procesos de desertificación hace referencia al clima semiárido en grandes zonas, sequías estacionales, extrema variabilidad de las lluvias y lluvias súbitas de gran intensidad.
Además de suelos pobres con marcada tendencia a la erosión; relieve desigual, con laderas escarpadas y paisajes muy diversificados; pérdidas de la cubierta forestal a causa de repetidos incendios de bosques y crisis en la agricultura tradicional, con el consiguiente abandono de tierras y deterioro del suelo y de las estructuras de conservación del agua.
Igualmente, la ocasional explotación insostenible de los recursos hídricos subterráneos, contaminación química y salinización de acuíferos; y la concentración de la actividad económica en las zonas costeras como resultado del crecimiento urbano, las actividades industriales, el turismo y la agricultura de regadío, lo cual ejerce una intensa presión sobre los recursos naturales del litoral.
A su juicio, la combinación de factores y procesos como la aridez, la sequía, la erosión, los incendios forestales o la sobreexplotación de acuíferos, entre otros, "da origen a los distintos paisajes o escenarios típicos de la desertificación en España".
A las citadas causas habría que añadir el aumento de la temperatura producida por el calentamiento global. Por ello, considera que el desarrollo de la desertificación "es consecuencia tanto de factores climatológicos y naturales como humanos".
En opinión de este experto, para prevenir y revertir la desertificación "se necesitan importantes intervenciones y cambios a escala desde local hasta mundial".
Las medidas preventivas pueden consistir en "coordinar la gestión de las tierras y de los recursos hídricos para proteger el suelo de la erosión, la salinización y otras formas de degradación; y proteger la cubierta vegetal, que puede tener un papel de primer orden en la protección del suelo contra la erosión del viento y del agua".
Además de "proporcionar a las comunidades locales los medios necesarios para que puedan prevenir la desertificación y gestionar con eficacia los recursos de las tierras secas; fomentar una cultura de prevención de incendios forestales y evitar en lo posible el efecto del aumento de la temperatura producida por el calentamiento global".
Hay que tener en cuenta que en Murcia "estamos en una zona degradada por procesos de desertificación, donde contribuye la sobreexplotación de acuíferos, el deterioro de la calidad del agua por intrusión marina de origen marino y por contaminación con agroquímicos y la salinización de los suelos".
Como soluciones propone "la vigilancia y control de los procesos de sobreexplotación de acuíferos, calidad de aguas subterráneas y contaminación por agroquímicos; además de la revegetación y reforestación y fomentar cultura de prevención de incendios forestales".
Asimismo, resalta la necesidad de "una mayor formación medioambiental desde la escuela para la prevención de la desertificación". "Es indudable que la comprensión y el conocimiento de los procesos geológicos hacen que las medidas que se adopten sean más eficaces para reducir los riesgos geológicos y hacer un uso sostenible de los recursos naturales", indica.
Según recalca, no hay que olvidar que en Murcia la degradación del suelo y su erosión "contribuye a aumentar los efectos negativos de las inundaciones".
Sin embargo, lamenta que "el proceso de degradación de suelos actual, por desgracia, va haciendo que la desertificación se vaya acelerando a un ritmo exponencial en los últimos años en el territorio, por lo que paulatinamente se van aumentando estos efectos".
Por todo ello cree necesario "un mayor esfuerzo por solucionar los problemas relacionados con los riesgos geológicos, ya no sólo a nivel local, sino autonómico, estatal e incluso mundial, con el objeto de mantener y preservar nuestros ecosistemas y recursos naturales, por el bien común".