Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Dejen de mirar a mi hija”: La desgarradora petición sobre su hija con discapacidad

“Dejen de mirar a mi hija”: La desgarradora petición sobre su hija con discapacidadJustGiving

La madre de un bebé ha escrito en las redes sociales una emotiva carta en el que pide a la gente que deje de mirar a su hija. La razón de estas miradas es que la pequeña tiene una sonda nasogástrica con la que es alimentada. Fue diagnosticada a los dos meses de nacer de la enfermedad de Wolman, que impide la producción de enzimas que descomponen los nutrientes.

Amber Ibrahim, de Birmingham (Reino Unido), ha escrito en las redes un llamamiento para que la gente deje de mirar a su hija con discapacidad que tiene una sonda nasogástrica con la que es alimentada.
La pequeña sufre la enfermedad de Wolman, una enfermedad que le diagnosticaron a los dos meses de nacer, en noviembre del pasado anoche. La enfermedad es un trastorno genético causado por una deficiencia de una enzima conocida como la lipasa acida lisosomal. Provoca una acumulación de grasa en el hígado, intestino y otras partes del cuerpo, como recoge Mirror.
Por favor, deja de mirar a mi hija. No puedo creer la cantidad de adultos que miraron a mi hija como si fuera algo común. Sí, ella tiene un tubo nasogástrico en la nariz. Eso le da de comer, le da todo lo que necesita”, escribía la madre.
“¿Por qué las personas sienten la necesidad de mirarla? ¿Para tratar de humillar a un bebé? Mi hija no mira a la gente, no hace que alguien se sienta incomodo, pero es sorprendente cuantas personas ‘se rompen el cuello’ para mirarla”, zanjaba Amber.
Los padres están recogiendo fondos para costear un tratamiento con el que poder mejorar la calidad de vida de la pequeña. Un tratamiento que tiene un coste de 500.000 libras -569.000 euros- y que, con esta carta, están intentando concienciar a la sociedad sobre esta enfermedad tan desconocida.