Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Defensora del Pueblo vio "brutalidad extrema" en el 22M

El Defensor del Pueblo no presentará recurso de inconstitucionalidadEFE

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha descrito los disturbios que se produjeron al término de las Marchas por la Dignidad, el pasado 22 de marzo en Madrid, como de "brutalidad extrema" hacia la Policía, y ha afirmado que quienes organizan este tipo de manifestaciones "deben tener algún tipo de responsabilidad" sobre la seguridad de las mismas.

"Hay que averiguar quienes son las personas responsables de haber acometido unos actos no sólo vandálicos sino de brutalidad extrema hacia la policía, que ha sufrido un ataque de una virulencia de la que espero que los observadores de la OSCE, que tanto vigilan a España, se hayan percatado", ha señalado.
En declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, donde comparece para dar cuenta de su informe anual 2013, Becerril ha incidido en que quienes organizan una manifestación "tienen que tener algún tipo de responsabilidad y cooperar en el servicio de orden y vigilancia" de las concentraciones.
"Durante muchos años, las organizaciones que han montado manifestaciones se han hecho responsables y durante muchísimos años y décadas no ha sucedido prácticamente nada, porque las propias organizaciones sindicales o de estudiantes llevaban su servicio de orden. Lo hemos visto los que tenemos un poco de memoria y que hemos vivido esta experiencia política y era muy raro que sucediera algo", ha destacado.
   Aunque Becerril ha reconocido que no le corresponde al Defensor del Pueblo definir en qué manera deben cooperar quienes organizan manifestaciones, pues es algo que "tendrán que decir el Ministerio del Interior o la Delegación del Gobierno", considera que es algo "fundamental".