Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Defensora del Pueblo alerta de que la mitad de los españoles no entiende el lenguaje de la Administración

En el primer semestre de 2017 se recogieron 11.500 quejas ciudadanas centradas en el empleo público, la actividad económica y la justicia
La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha alertado de que el lenguaje usado por la Administración "no es plenamente comprensible" para los ciudadanos, tal y como se desprende de un estudio sobre esta materia que ha llevado a cabo la institución y que se hará público el próximo lunes.
Como adelanto de este informe, Becerril ha explicado a los medios que "aproximadamente la mitad" de las personas que han contestado a la encuesta aseguran que no lo comprenden y, a su juicio, quien sí lo hace es gente "con determinada formación".
"Creo que la Administración debe dirigirse a todos los ciudadanos y no sólo a aquellos que tengan una especialización determinada", ha criticado la Defensora, quien ha asegurado que se harán recomendaciones sobre esta materia porque "no sólo se trata hacer un buen uso de la lengua", sino de ser comprensible a todos.
Becerril, que ha entregado este martes a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, un informe sobre sus cinco años de mandato y otro sobre el primer semestre de 2017, ha adelantado también que en los próximos meses se insistirá mucho sobre los tiempos de respuesta de las administraciones. Al respecto, ha señalado que a la gente le "desespera" que una resolución tarde 5,6 o 7 años y, aunque ha reconocido mejoras, no las considera suficientes.
12.000 ACTUACIONES EN EL PRIMER SEMESTRE
Durante su intervención, la Defensora también destacado los datos recogidos en el informe del primer semestre de este año, en el que se contabilizan 11.961 actuaciones, de las cuales 11.500 fueron quejas presentadas por ciudadanos, 445 fueron de oficio y otra 16 de recurso de inconstitucionalidad. El empleo público, la actividad económica y la administración de la justicia, fueron los temas que más peticiones acumularon.
Precisamente, sobre la lentitud de la justicia española, Becerril ha indicado que existen "vías de mejora" y que éstas se pueden desarrollar a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). "Los de 2017 ya contemplan más dotación para funcionarios", ha celebrado la Defensora, que ha llamado al Ejecutivo a seguir ese camino. "Pero este camino debe seguir, no se acaba en 2017", ha advertido.
En cuanto a los temas en los que la institución se ha centrado en esta primera mitad del año, Becerril apunta hacia la situación de las personas que solicitan asilo, protección o acogida y de los menores que llegan indocumentados a España, así como de los problemas de personas con enfermedades graves o que requieren atención o dietas especiales.
CINCO AÑOS DE MANDATO
La visita de Becerril al Congreso supone también "una rendición de cuentas" de sus cinco años al frente de la institución, que terminan el próximo 21 de julio. De este periodo, Becerril ha destacado la reducción de los tiempos de respuesta empleados en contestar a los ciudadanos (de 62 a 28 días) y la mejora del acceso a toda la información generada.
En su mandato se han iniciado más actuaciones de oficio, que han pasado de 371 en 2012 a 872 en 2016, según ha señalado la Defensora, que también ha destacado el aumento de sus comparecencias en las dos cámaras: 12 en el caso de los plenos y 20 en comisiones.
Finalmente, ha recordado que estos cinco años se han centrado en la defensa de los derechos de las víctimas de terrorismo y de las personas con discapacidad, así como en los desahucios y la existencia de viviendas protegidas vacías. La información que deben proporcionar las entidades bancarias a los clientes y la concesión de becas, también han sido algunos de los temas prioritarios en los últimos años.