Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La trágica muerte de un niño de cuatro años a manos de su madre y el novio de esta

Magdalena Luczak,Mariusz Krezolek,cuatro.com

La madre y su novio torturaron, maltrataron y mataron a Daniel Pelka de cuatro años. La pareja, declarada culpable de asesinato por un juzgado de Birmingham, golpeó y dejó morir al pequeño en una habitación sin comida, ni calefacción, ni baño.

Los hechos se remontan a marzo del pasado año, cuando murió Daniel Pelka en su casa de Coventry a causa de las torturas a las que era sometido por parte de su madre y la pareja de esta.
Varias semanas antes de morir, el nño de cuatro años llegó a la guardería con un ojo negro y sus maestros definieron su estado físico como "un saco de huesos",  "de delgadez esquelética", según ha publicado The Independent.
Su madre, Magdalena Luczak, y su novio, el ex soldado Mariusz Krezolek  contaron a los servicios sociales que el pequeño tenía un trastorno alimentario, pero en realidad, Daniel era encerrado en una habitación sin comida, ni calefacción, ni servicio sanitario.
La pareja que abusaban del alcohol y las drogas se culparon mutuamente de la muerte del niño, pero los SMS intercambiados revelaron que ambos causaron las lesiones que provocaron la muerte del pequeño. Los mensajes muestran que "le tomaron el gusto" a las torturas.
Daniel pesaba menos de 11kgs cuando murió, había sido visto por un pediatra, tres semanas antes de que fuera encontrado muerto y este informó que estaba bajo peso, aunque no de forma preocupante.
La pareja admitió que se habían ido a dormir las dos noches en las que Daniel se moría encerrado en una habitación, e incluso que mantuvieron relaciones sexuales después de su muerte.
Magdalena Luczak de 27 años y Mariusz Krezolek, de 34 años,  no mostraron ninguna emoción tras ser declarados culpables del asesinato de Daniel Pelka.