Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La DGT revisará el carné por puntos tras el aumento de fallecidos en 2016, una cifra que "no es buena"

El director general de la DGT, Gregorio Serrano, ha abierto la puerta a una revisión del carné por puntos en un año en el que se ha registrado un incremento de los fallecidos en las carreteras españolas. "La DGT es plenamente consciente de que debemos pararnos, evaluar y decidir el futuro del carné por puntos", ha afirmado Serrano tras conocerse que los muertos de 2016 superarán a los de 2015 -1.131 fallecidos-, después de un descenso continuado desde 2003.
En este sentido, el responsable de Tráfico ha señalado en su última rueda de prensa del año, que la cifras de muertos registradas en 2016 "no son buenas" y ha añadido que, en este punto, la DGT "tiene el reto y responsabilidad por delante de seguir trabajando".
Así, Serrano ha subrayado que "2017 será un año clave" y "en el que hay mucho camino por delante, con reformas legislativas como el Pacto de Estado; renovar el parque automovilístico; o seguir mejorando en la conservación de las vías". "Tenemos claro que no podemos hacerlo solos y entre todo hay que ir mejorando", ha indicado.
En esta línea, el director de la DGT ha señalado que el Pacto de Estado por la seguridad vial tiene que establecer qué medidas se ponen sobre la mesa y qué medidas hacen falta para que el carné por puntos sea un sistema útil para la reducción de la siniestralidad". A juicio de Serrano, cuando se cumplen diez años de la implantación de este sistema, es el momento de sentarse y ver en qué aspecto ha sido positivo el carné.
En todo caso, ha puntualizado que entre las causas del repunte de muertos se encuentra "el aumento de entre un 5% y un 6% del número de desplazamientos tras la recuperación económica; o causas clásicas como el menos uso del cinturón de seguridad, alcohol y drogas, exceso de velocidad, que es donde la DGT tiene que atacar. Por ello, ha destacado la necesidad de incidir en la educación y concienciación.