Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

DGT denuncia a 776 vehículos de transporte escolar entre el 16 y 20 de enero, ninguno por positivo del conductor

La Guardia Civil detuvo en noviembre a dos conductores por duplicar y quintuplicar la tasa de alcohol, respectivamente
La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha denunciado a 776 vehículos de transporte escolar durante la campaña especial de vigilancia que la Dirección General de Tráfico ha realizado entre el 16 y el 20 de enero para comprobar el cumplimiento de la normativa por parte de los autocares escolares. En total, se han examinado un total de 2.081 vehículos.
Ningún conductor dio positivo ni en la prueba de alcoholemia ni en la de drogas y la mayoría de las denuncias se deben a irregularidades administrativas, según ha informado la DGT este miércoles 25 de enero en un comunicado, que coincide con el accidente de un autocar escolar en Fuenlabrada (Madrid), que se ha saldado con una veintena de menores heridos de carácter leve y cuyo conductor había consumido cocaína.
Sin embargo, recuerda existen dos casos recientes del pasado mes de noviembre. Uno de ellos fue una conductora de un autobús escolar que transportaba niños de colegio de Villaviciosa de Odón (Madrid) y que tras realizar las pruebas de detección de alcohol y drogas, dio positivo con 0,28 y 0,27 mg de alcohol por litro de aire espirado, casi el doble de lo permitido, estando limitada la tasa de alcohol para los conductores profesionales en 0,15 mg/litro.
Asimismo, en Trujillo (Cáceres) otro conductor fue detenido como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir el autobús escolar quintuplicando la tasa de alcoholemia (0,84 mg/l). Los agentes procedieron a inmovilizar el vehículo hasta que otro conductor de la empresa se personó en el lugar haciéndose cargo del vehículo y de la continuación de la ruta escolar.
"Cada día, 230.000 alumnos utiliza el autobús escolar para ir al colegio y volver a casa. Es un medio de transporte seguro, ya que el año pasado no se produjo ninguna víctima mortal entre sus usuarios, pero que, debido a la vulnerabilidad de sus pasajeros y a las vías por las que se suele circular, necesita de una especial vigilancia para mantener estos niveles de seguridad", ha afirmado el director general de Tráfico, Gregorio Serrano.
Las irregularidades administrativas son las que mayor número de denuncias han generado, como no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar ha supuesto la denuncia a 581 vehículos, o no tener suscrito un seguro de responsabilidad ilimitado, como exige la ley, lo que ha dado lugar a 167 denuncias.
Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil también han comprobado que 64 vehículos de transporte escolar presentaban deficiencias en las puertas de servicio y emergencias, así como en sus dispositivos de accionamiento.
MUCHAS HORAS AL VOLANTE, SIN MONITORES O CINTURONES
Por último, en lo que se refiere al exceso de tiempo de conducción o minoración del descanso, dos conductores fueron denunciados por este motivo y otros 26 por no llevar a bordo del autocar una persona encargada del cuidado de los menores, cuando así procedía.
Respecto al cinturón de seguridad en aquellos vehículos que los llevan incorporados, en las inspecciones realizadas por los agentes, se constató que en 8 casos denunciados no se hacía uso de los mismos.
SOBRE LA ACCIDENTALIDAD
Según recuerda la DGT, en 2015, los autobuses escolares se vieron implicados en 27 accidentes --14 en vías interurbanas y 13 en urbanas--, en los que no falleció ninguna persona aunque nueve ocupantes resultaron heridos.
Según un estudio elaborado por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil sobre accidentalidad y lesividad de los vehículos dedicados al transporte escolar, la gran mayoría (65%) ocurren en vías convencionales; el tipo de accidente más frecuente es la colisión fronto-lateral; y los factores concurrentes más frecuentes son la distracción y la velocidad inadecuada.