Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presunto asesino de Cuenca compró la cal días antes del asesinato de las dos jóvenes

La investigación que lleva a cabo la Policía sobre el asesinato de las dos jóvenes de Cuenca, Marina Okarnynska y Laura del Hoyo, ha podido confirmar que Sergio Morate, principal sospechoso, en busca y captura, compró la cal con la que cubrió los cuerpos días antes del asesinato. Por eso, la hipótesis policial es que tenía planeada la acción.

La Policía sigue sin poder descartar que Morate contase con la colaboración de otra u otras personas a la hora de secuestrar y dar muerte a las dos jóvenes, halladas este miércoles sin vida a la orilla del Río Huécar y cubiertas con cal viva.
Otra de las sospechas de los investigadores es que Morate contaba con la visita de su ex novia Marina Okarynska, pero desconocía que la chica iba ir acompañada de su amiga Laura del Hoyo. Esta circunstancia vendría a reforzar la teoría de que el presunto asesino habría actuado en solitario. La Policía otorga una especial relevancia al resultado de la autopsia a la hora de esclarecer este punto.
En cuanto al paradero del presunto asesino, los investigadores tampoco descartan ninguna posibilidad, incluso que aún se encuentre en España donde tendría más contactos e infraestructura para esconderse. La única certeza de La Policía es que Morate intentó sin éxito viajar a Latinoamérica y que llegó a interesarse por los países que no cuentan con acuerdo de extradición con España.
LA POLICÍA DIFUNDE SU FOTO
Por el momento pesa sobre él una orden de busca y captura internacional que en una primera fase activa a todos los cuerpos y fuerzas de seguridad europeos a los que las autoridades españolas ya han facilitado el nombre, la descripción y datos de Morate, incluyendo una fotografía suya. Las fuentes consultadas apuntan a Italia porque es un país desde el que es fácil volar a Sudamérica, pero sin descartar ningún destino, incluido algún país del este donde algún ex compañero de prisión le podría haberle facilitado un lugar seguro.
Por otro lado, la Policía sigue investigando el dinero con el que cuenta Morate, lo que condicionaría su capacidad de movimiento. Por el momento no se han detectado durante los últimos días movimientos en sus cuentas bancarias ni tampoco hay rastro de que haya usado su teléfono móvil desde la madrugada del 5 al 6 de agosto, justo el día en el que las dos jóvenes se dirigieron a su casa para recoger unas pertenencias que Marina mantenía en el domicilio de su exnovio.