Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cs exigirá mañana en el Congreso que en 3 meses el Código Civil fije la custodia compartida como preferente en divorcios

Ciudadanos someterá a votación en el Congreso, este martes, una moción en la que insta al Gobierno a que en el plazo de tres meses se realicen las modificaciones oportunas para que el Código Civil y las leyes concordantes recojan la guardia y custodia compartida como una modalidad preferente, tal y como recoge la jurisprudencia del Tribunal Supremo para casos de separación y divorcio.
Esta iniciativa, consecuencia de la interpelación que la diputada Melisa Rodríguez dirigió a mediados de mayo a la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, tiene como objeto que el Gobierno legisle a nivel estatal esta práctica y evitar la desigualdad entre aquellas comunidades autónomas que sí tienen reconocida la custodia compartida en su Derecho Civil y aquéllas que no.
Durante el debate de la interpelación, Montserrat se mostró a favor de "normalizar" la custodia compartida en toda España, para que sea un instrumento en el ordenamiento jurídico. Aunque, según precisó, esta práctica nunca será preferente si existen conflictos o violencia machista.
En el texto registrado por Ciudadanos, al que ha tenido acceso Europa Press, se exige que la reforma del Código Civil siga las directrices de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.
DERECHO A SER ESCUCHADO
Así, pide que se incluyan las medidas legales que hagan plenamente efectivo el derecho del menor de edad a ser escuchado durante el proceso de separación o divorcio de sus padres.
"Estas medidas incluirán el establecimiento de una presunción a favor del juicio propio en el menor de edad", apunta el texto, que también pide que se modifiquen las normas civiles y procesales que configuran la escucha, no como un derecho del menor sino como facultad del juez, y normas procesales más claras sobre las vías de recurso.