Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pitos en la final de Copa, reflejo del problema secesionista catalán

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha estado por segunda vez en Madrid en la última semana, esta vez por la final de la Copa del Rey que ha enfrentado al Barcelona con el Alavés. Pero Puigdemont no sólo asistió al partido de fútbol, y es que el president vivió desde el palco de honor una nueva pitada al himno de España cerca de Felipe VI.

Este es un ejemplo más de las tensiones generadas por el desafío catalán, que lejos de aplacarse va a más. Puigdemont tiene previsto, en menos de dos semanas, que haya fecha y pregunta para la consulta. Tanto es así que los socios de gobiernos del govern han exigido la imposición de esa fecha.

El president de la Generalitat se reunirá con los partidos favorables a la consulta para consensuar una postura ante el choque de trenes que se avecina. Si no pudieran realizar la consulta, la alternativa que ha planteado el independentismo sería separarse directamente de España a través de una ley de desconexión aprobada desde el Parlament catalán.