Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Continúa descontrolado el fuego de Andratx tras quemar más de 1.600 hectáreas

Continúa descontrolado el fuego de Andratx tras quemar más de 1.600 hectáreasEFE

El incendio iniciado este viernes a las 12:27 horas en Sa Coma Calenta, en el municipio mallorquín de Andratx, continúa descontrolado y lleva quemadas más de 1.600 hectáreas forestales. Un total de 275 efectivos humanos se encuentran trabajando en estos momentos sin descanso en las tareas de extinción.

Según han informado fuentes del Govern, actualmente están trabajando en el lugar del fuego un operativo formado por alrededor de 275 personas, ocho aviones y siete helicópteros. Además, por el momento no hay ningún herido, si bien a las 26 viviendas que fueron desalojadas este viernes se suma otra quincena que ha sido desalojada este sábado de la zona de s'Arracó y Sant Elm.
Precisamente, esta noche se ha habilitado el pabellón de Andratx para que estas personas pudiesen pasar la noche, pero no ha dormido nadie en este espacio porque los afectados tenían otros inmuebles o han pasado la noche con amigos o familiares. Además, algunos extranjeros han dormido en hoteles puesto que los hoteleros ofrecieron estancias.
El operativo de este sábado está formado por gente de la UME, sanitarios del 061, Cruz Roja, Bomberos de Mallorca y de Palma, Policía Local, Protección Civil -de Andratx, Son Servera, Sant Llorenç, Porreres, Escorca, Alaró, Algaida, Monturi y Calvià-, Guardia Civil, personal de Emergencias del 112 de Interior, técnicos y agentes del Ibanat, las brigadas de Carretera y técnicos de Medio Ambiente, entre otros.
También se ha incorporado al incendio la sección pesada del BIEMIII de la Unidad Militar de Emergencias de Bétera, que ha llegado esta mañana desde Valencia con tres autobombas y un camión nodriza. Ésta está trabajando con gran intensidad en los flancos del fuego más próximos a Sant Elm y Estellencs para evitar que lleguen las llamas. Además, una brigada de refuerzo en incendios forestales (BRIF) del MAGRAMA ha llegado de la base Lubia de Soria.
El viento dificulta las tareas
Según han destacado, las zonas que más preocupan son las de S'Arracó y Sant Elm, hacia Estellencs, puesto que, además de que el fuego continúa sin controlarse el viento ha "hecho mucho daño" y está "dificultando mucho las tareas". Además, la pasada noche resultó "complicada" por el viento e, incluso, hizo que algunos efectivos tuviesen que "recular" en las tareas.
Actualmente, únicamente permanece cerrada al tráfico la carretera Andratx-Estellencs, entre los kilómetros 98 y 110, después de que se hayan abierto las otras vías afectadas.
Además, El 112 ha informado este sábado que hay embarcaciones en Peguera que están entorpeciendo las tareas de carga de agua de los hidroaviones que participan en las tareas de extinción, y ha pedido a las embarcaciones que se alejen de la zona para que, así, los medios aéreos puedan continuar con sus tareas.
Más de 1.600 hectáreas de masa forestal quemadas
Según ha informado la Dirección General de Interior, Emergencias y Justicia, en estos momentos la máxima prioridad es intentar que el fuego no llegue a las zonas habitadas de Sant Elm y Estellencs. El presidente del Govern, José Ramón Bauzá, ha mostrado este sábado su "sensación de impotencia" ante el incendio y ha informado de que ya son más de 1.600 las hectáreas de masa forestal que han sido arrasadas por el fuego, con lo que se trata de uno de los más graves que ha afectado Mallorca durante las últimas dos décadas.
Tras participar en una reunión de coordinación de los efectivos en Andratx, el jefe del Ejecutivo balear ha anunciado también que esta misma noche llegarán 70 efectivos más de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para "ayudar" en las tareas de extinción, si bien ha añadido que esto no significa que "haya más gente apagando el fuego", sino que supone que no "se vayan a producir parones" por los relevos que, por seguridad, se llevan a cabo entre las personas que hacen tareas de extinción.
De éstos, un total de 54 miembros ya se dirigen en este momento por mar hacia Andratx para colaborar lo antes posible en tratar de combatir el avance del fuego.
Muy molesto, Bauzá ha continuado lamentando que "la imprudencia de una persona ha originado que hoy el patrimonio de todos se esté quemando, centenares de años se han perdido en minutos por una imprudencia". Así mismo, en varias ocasiones ha pedido a todos los ciudadanos que sean "precavidos" y no hagan nada "que pueda suponer un riesgo para todos".
El presidente, quien ha admitido que Baleares está "ante una situación muy complicada", ha destacado que las 1.600 hectáreas que se han quemado ya es una cifra "tremenda" para las islas. Así, ha pedido precaución a la población, especialmente teniendo en cuenta las altas temperaturas previstas.
"Que nadie haga nada que pueda suponer un riesgo para todos", ha manifestado Bauzá, quien también ha incidido en que el "impacto" de cualquier actuación puede ser "terrible" y "dramático".
Por otro lado, ha indicado que el Govern está en "contacto personal y directo" tanto con el ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, como con el de Defensa, Pedro Morenés, y ha indicado que se están mandado efectivos "de manera inmediata".