Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejos para utilizar bien las chanclas

Consejos para utilizar bien las chanclastelecinco.es

Las chanclas en verano no solo se utilizan para ir a la piscina o la playa, sino para andar por la calle. El problema es que un uso indebido y excesivo de este tipo de calzado puede generar lesiones en los pies. Por esto conviene seguir algunos consejos.

Muchas personas utilizan las chanclas para ir por la calle, pero como están hechas para ir a la piscina o a la playa pueden generar problemas en los pies. Por lo tanto, ten en cuenta estos consejos de los expertos.
Lo que debemos hacer

- Comprar chanclas hechas con piel suave y de alta calidad. La piel minimiza las ampollas y otros tipos de irritación.
- Doblar con suavidad la chancla de principio a fin, asegurándonos de que se dobla en la base de los dedos. Los zapatos de cualquier tipo no deben doblarse por la mitad.
- El pie no debe sobresalir del filo de la chancleta.
- Utilizar un par de chanclas fuertes al caminar alrededor de una piscina pública, en la playa, en las habitaciones del hotel y en áreas de vestuarios. Caminar descalzo puede exponer las suelas de los pies a verrugas plantarse y pie de atleta.
Lo que no debemos hacer
- Inspecciona los pares antiguos que utilizas. Si muestran signos de desgaste grave, deshazte de ellas.
- No ignorar las irritaciones entre los dedos, donde se ajusta el dedo gordo a la chancla. Esto puede conducir a ampollas y posibles infecciones.
- No utilizar chanclas mientras se caminan largas distancias. Incluso las chanclas más duras ofrecen poco en términos de absorción de choque y apoyo del arco.
- No realizar trabajos de jardinería mientras se utilizan chanclas. En estos casos hay que usar siempre un zapato que proteja por completo los pies mientras se realizan las actividades en exteriores como desbrozar el jardín o cortar el césped.
- No realizar en chanclas. Esta práctica puede conducir a una torcedura de pie o tobillo, así como esguinces y roturas.