Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Conferencia Episcopal Venezolana recuerda al Ejército que "su primera obligación es con el pueblo"

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha recordado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el ejército del país, que "su primera obligación es con el pueblo" y ha pedido que no se recurra a "la irracionalidad y la fuerza bruta" ante las protestas de la población contra las elecciones constituyentes convocadas por el Gobierno de Nicolás Maduro.
Los obispos del país caribeño han reiterado su rechazo a estos comicios, que consideran "inconstitucionales" e "innecesarios, inconvenientes y dañinos para el pueblo" pero han hecho hincapié en que "si se da ese proceso, se desarrolle sin violencia".
El texto, firmado por el arzobispo de Cumaná y presidente de la CEV, Diego Rafael Padrón, y los prelados vicepresidentes y presidentes de honor del órgano, muestra el convencimiento de los obispos de que las elecciones convocadas por Maduro serán "un instrumento parcializado y sesgado" y creen que "no resolverá, sino agravará los agudos problemas del alto costo de la vida, la escasez de alimentos y medicamentos que sufre el pueblo, y ahondará y empeorará la profunda crisis política" por la que atraviesa el país.
En cuanto a la violencia en las calles, denuncian el "ventajismo desgarrador" que ejercen efectivos militares y policiales, y grupos civiles armados contra qienes protestan contra el Gobierno. "Alzamos nuestras voces contra la violencia, venga de donde venga", manifiestan los obispos, que piden al Ejército que cumpla su función de "mantener la paz y el orden para que la racionalidad y el actuar de las partes en conflicto tienda puentes que superen el caos".
"No aumentemos más el sufrimiento y la angustia de tanta gente que quiere vivir en paz, que se escuche y respete su voz de protesta y se encuentren caminos de entendimiento y bien para todos. Como nos dice el Papa Francisco "el conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Ha de ser asumido. Pero si quedamos atrapados en él, perdemos perspectivas, los horizontes se limitan y la realidad misma queda fragmentada", subraya la CEV, parafraseando la encíclica 'Evangelii Gaudium'.