Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El portavoz de la Conferencia Episcopal destaca el papel de "comunicador nato" de Joaquín Navarro Valls

El portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, ha destacado el papel de buen comunicador del español Joaquín Navarro-Valls, portavoz de la Santa Sede durante 22 años y que ha fallecido este miércoles a los 80 años en su residencia de Roma.
"Era un comunicador nato, con un estilo propio y usaba un lenguaje que entendía la gente", ha señalado Gil Tamayo en declaraciones a 13tv recogidas por Europa Press.
Asimismo, el portavoz de la CEE ha resaltado que Navarro Vals era además un "intermediario" que aportaba la información que los periodistas necesitaban, sin la necesidad de impartir un "sermón".
En este sentido, ha subrayado que su llegada su llegada a la Oficina de Prensa del Vaticano en 1984 de la mano del Papa Pablo II supuso un "salto cualitativo", incorporando la doctrina de la comunicación institucional en el Vaticano.
"Fue un revolucionario", ha hecho hincapié Gil Tamayo, que ha recalcado que Navarro Vals supo combinar la fe con la profesionalidad, estableciendo separación entre ambas.
Otra de las facetas que Gil Tamayo ha subrayado ha sido la de "fomentar" entre la sociedad "la imagen de autenticidad de Juan Pablo II". Su relación con san Juan Pablo II fue muy estrecha: el Papa le encargó misiones delicadas ante figuras como Gorbachov o Fidel Castro, y con él y otras pocas personas pasó durante muchos años algunos periodos veraniegos de reposo en la montaña.