Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a 23 años de cárcel el asesino de la peregrina estadounidense Denise Pikka

La Audiencia Provincial de León ha condenado a 23 años de cárcel a Miguel Ángel Muñoz Blas por el asesinato y robo con violencia de la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem, quien se encontraba realizando el Camino de Santiago cuando ocurrieron los hechos en abril de 2015.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, Muñoz Blas ha sido condenado a 20 años de cárcel por el asesinato de la peregrina y a tres años más por un delito de robo con violencia, además de que deberá indemnizar con 120.000 euros a los padres de la víctima y con 30.000 a su hermano. Igualmente, deberá devolver a los padres de Denise Pikka los 1.132 dólares que la peregrina portaba cuando se produjeron los hechos.
La sentencia se conoce una semana después de que el Jurado Popular declarase, por mayoría de ocho votos contra uno, al único acusado del crimen como culpable de asesinato por "haber causado intencionadamente la muerte de Denise Pikka Thiem de forma sorpresiva y sin que la víctima pudiera advertirlo o se pudiera defender".
Los miembros del jurado han consideraron probado que hace exactamente dos años, el 5 de abril de 2015, hacia el mediodía, la peregrina "Doña Denise Pikka Thiem, se desvió de la ruta oficial del Camino de Santiago siguiendo unas indicaciones falsas que le llevaron por delante de la vivienda de Miguel Ángel Muñoz Blas, quien la acompañó hasta que la golpeó y la tiró al suelo, causándole su muerte por traumatismo cranoencefálico".
También han considerado probado que de manera inmediata a su muerte la enterró y le amputó ambas manos, así como que en agosto de ese mismo año y, bajo presión policial, cambió el lugar de enterramiento del cuerpo, hacia el que él mismo guió a la policía.