Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenada a devolver el premio Gordo de un décimo que se encontró y cobró

Condenada a devolver el premio Gordo de un décimo que se encontró y cobróGtres

Una mujer lucense ha sido condenada a devolver el premio Gordo de un décimo de la Lotería de Navidad de 2014. En el dorso del décimo estaba escrito el nombre de “Inés”, por lo que, según la sentencia, queda probado que el décimo no fue “adquirido legalmente”, como la condenada aseguró. La propietaria legítima del décimo, compró otros siete más y los extravió días antes de la celebración del sorteo navideño y escribó en la parte posterior su nombre.

Una mujer de Lugo ha sido condenada a devolver el premio íntegro de un décimo de la Lotería de Navidad de 2014. Así lo ha dictaminado el Juzgado de lo Penal número 2 de la localidad gallega, dando la razón a la propietaria legítima del décimo.
R.R.F., se encontró un décimo en la vía pública con el nombre de “Inés” al dorso. La condenada “intentó borrar la referida inscripción que tenía en su parte posterior”, y no dudó en cobrar los 400.100 euros que corresponden al premio Gordo de la Lotería en una oficina bancaria.
La entidad bancaria le ingresó en su cuenta 320.580 euros, la cantidad que pertenece una vez deducido los impuestos ilegales.
La sentencia dictamina que la propietaria legítima del boleto premiado, compró siete decimos de la Lotería de Navidad del 22 de diciembre de 2014, “extraviando en fecha indeterminada” entre los días 18 y 21 de ese mismo mes. En uno de los décimos, la damnificada aseguró haber escrito a lápiz su nombre.
La acusada aseguró que el décimo fue “adquirido legalmente”, aunque no puedo demostrarlo dado que en el dorso de éste estaba escrito el nombre de la propietaria. La sentencia, además, descarta que se produjera una sustracción del boleto, y, por tanto, “la única solución plausible y evidentemente lógica” es que la condenada “lo encontrase perdido”.