Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Comí algo malo, humanos", así confesó un caníbal que había asesinado a una pareja

"Comí algo malo, humanos", así confesó un caníbal que había asesinado a una parejaFacebook

Un estudiante universitario ha sido acusado de asesinar a una pareja y, posteriormente, morder el rostro de una de las víctimas. “Comí algo malo, humanos”, confesó Austin Harrouff a los agentes de policía, que sospechan que el joven estaba bajo los efectos de las drogas.

Un joven fue detenido mientras le mordía la cara a un hombre, al que previamente había asesinado junto a su esposa en Florida, EEUU.
Austin Harrouff, de 19 años, asesinó a una pareja y después empezó a comerse el rostro de una de las víctimas. "Ayudadme, comí algo malo", le dijo a la policía después de que fuera trasladado de urgencia a un centro médico, ya que sus órganos comenzaron a fallar. Cuando se le preguntó que había comido, él contestó: "humanos", según señala el Daily Mail.
El joven estudiante de la universidad de Florida fue acusado de asesinato en primer grado por la muerte de John Stevens, de 59 años, y de su esposa, Michelle Mishcon, de 53. Harrouff sorprendió a la pareja en su garaje, y utilizó una navaja de muelle y varias armas para el ataque. Los detectives describieron la escena como lo más horrible de su carrera.
Los agentes encontraron al joven musculado en ropa interior, haciendo ruidos de animales y mordiendo la cara de Stevens.
"Mátenme ahora, merezco morir", señaló a los agentes cuando lo detuvieron. Harrouf también está acusado de apuñalar a un vecino, Jeff Fisher, de 47 años, que intentó ayudar a la pareja pero resultó herido, y huyó para llamar al 911.
Los fiscales del caso señalaron que van a pedir al jurado que lo procesen por dos cargos de asesinato en primer grado y un intento de asesinato, lo que puede conllevar la pena de muerte.
El FBI está realizando aún pruebas para determinar si Harrouff estaba bajo los efectos de las drogas. El sheriff del condado, William Snyder, señaló que podía haber consumido 'flakka', una poderosa droga sintética que funciona como estimulante y provocaría extraños comportamientos.
Los hijos de las víctimas han solicitado que Harrouff sea condenado a pena de muerte. Mientras tanto, él está recluido en una cárcel del condado a la espera de que comience el juicio.