Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cirujanos españoles sustituyen la aorta de un paciente desde el corazón hasta las piernas

Cirujanos cardiacos y vasculares del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid han realizado con éxito una intervención en la que han sustituido la aorta de un paciente desde el corazón hasta las piernas para curar un aneurisma que afecta a toda esta arteria.
El paciente lleva una aorta artificial entera y, como ha explicado el jefe del servicio de Cirugía Cardiaca del centro, Alberto Forteza, la intervención es tan compleja que actualmente "se realiza en muy pocos centros del mundo".
Un aneurisma es una dilatación de la pared de una arteria y, cuando afecta a toda la aorta, el estado del paciente es mucho más grave y el riesgo de rotura resulta mortal. En este caso, el aneurisma que afectaba a la raíz de aorta, la aorta ascendente, la torácica y la abdominal.
"Todo el trayecto estaba dilatado lo que incrementaba el riesgo. En estos casos la cirugía es muy compleja porque debemos sustituir o reparar la función de la aorta en toda su extensión", según Forteza.
La complejidad de la intervención hizo que tuviera que realizarse en dos tiempos para hacerlo con seguridad. En una primera fase los cirujanos cardiacos reemplazaron la raíz de la aorta, la aorta ascendente y todos los troncos aórticos que llevan la sangre al cerebro y a los brazos con una prótesis especial híbrida que lleva incorporada una endoprótesis que se libera una vez está colocada.
Con esta primera intervención se trató la parte superior de la aorta y, quince días después, un equipo de cirujanos vasculares implantó desde la arteria femoral una prótesis a medida que sustituyó el resto de territorio aórtico.
"También se sustituyeron los troncos viscerales con ramas al tronco celiaco, arterial mesentérica y a las arterias renales", ha detallado, Enrique Puras, jefe del servicio de Cirugía Vascular del centro.
En su opinión, el objetivo de esta intervención era evitar que la aorta siguiese creciendo, que se rompiese o se complicara. "Este caso fue especialmente complejo porque estaban afectadas todas las ramas importantes que parten de la aorta y que riegan el cerebro, los brazos, los órganos abdominales, el intestino, la médula y los miembros inferiores", ha señalado.