Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad se plantea permitir la venta en farmacias del cigarrillo electrónico

Tiene menos nicotina que un cigarrillo. Es el principal argumento de los vendedores de cigarrillos electrónicos. Pero este vapor contiene también sustancias químicas que pueden inflamar el pulmón. Se han detectado efectos adversos en las vías respiratorias similares a los que aparecen cuando fumamos tabaco. Pero aún no hay nada probado. Y quizás por eso la sanidad británica ha comenzado a recetar el cigarrillo electrónico como método para dejar de fumar. Algo que aquí se rechazan los científicos. Los vendedores de estos cigarrillos saben que no está probado que su producto sea tan eficaz como las pastillas y parches de nicotina. Pero dicen que fumar estos cigarrillos evita fumar los convencionales que son más dañinos. Ahora Sanidad podría permitir su venta en farmacias y vapear en bares y restaurantes. Un paso atrás para algunos científicos. Dicen que sería devolver el humo, ahora en forma de vapor, a unos lugares de donde tanto nos costó sacarlo.