Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Cierra los ojos y duerme": una niña de 12 años muere de cáncer en los brazos de sus padres

"Cierra los ojos y duerme": una niña de 12 años muere de cáncer en los brazos de sus padresInformativos Telecinco

Una niña de 12 años murió en los brazos de sus padres apenas 10 días después de que le dijeran que volvía a tener cáncer. La primera vez que le diagnosticaron la enfermedad, la pequeña tenía nueve años y consiguió pelear hasta conseguir que el cáncer desapareciese. Sin embargo, el cáncer volvió a los dos años y de manera más agresiva. Los médicos le dijeron que no podían hacer nada por ella.

Skye Aitman superó la enfermedad hace dos años pero fue a principios de julio cuando su cáncer volvió y de manera más agresiva. Después de la terrible noticia, vino otra peor: sus médicos le dijeron que no podrían hacer nada para curarla, recoge Mirror.
La madre de la pequeña de 12 años, Michelle Southern, le dijo a su hija "cierra tus ojos y ve a dormir" mientras ella empeoraba rápidamente. Reteniendo las lágrimas, Michelle dijo a Chronicle Live: "Sucedió tan rápido y es lo más difícil que he tenido que hacer".
Cuenta que se metió en la cama con ella y mientras su padre la abrazaba. "Le dije que no tenía que pelear más y que cerrase los ojos y se durmiese". Poco tiempo después Skye perdió su batalla contra el cáncer en su casa en Blyth, Northumberland.
"Todavía no se siente real. Pensamos que tendríamos más tiempo con ella pero su cuerpo no podía luchar más", explicó la madre de Skye.
Fue en 2014 cuando le diagnosticaron por primera vez cáncer de riñón con tan sólo nueve años. Los médicos encontraron que la enfermedad había llegado a la etapa cuatro, lo que significa que se había extendido a su pulmón.
Brave Skye comenzó seis semanas de quimioterapia intensiva antes de ser operada para extirpar el tumor de su riñón.
"Los doctores nos dijeron que [el tumor] era del tamaño de una pelota de rugby así que era una operación grande", aseguró la madre. Cuenta que después se sometió a más quimioterapia y radioterapia, además de otra operación en la que le quitaron otro tumor pequeño localizado en el pulmón.
Después de meses de recuperación, la niña recibió su última dosis de tratamiento en la Royal Victoria Infirmary de Newcastle en diciembre de 2015. "Se le permitió regresar a casa para Navidad y los médicos dijeron que el cáncer había remitido", dijo Michelle. "Skye comenzó a tener una infancia normal de nuevo. Las cosas parecían ir muy bien".
Sin embargo, el 7 de julio de este año (dos años después), el horror volvió a la vida de Skye. El estómago de la niña de 12 años comenzó a inflamarse y tenía unos dolores terribles. Días después la llevaron a la RVI donde los médicos descubrieron que el cáncer había regresado, pero esta vez no había nada que pudieran hacer.
Michelle dijo: "Fue un gran shock para nosotros cuando nos dijeron que el cáncer había vuelto y que estaba en su zona pélvica. "Al día siguiente los doctores dijeron que no podían hacer nada y el 17 de julio nos dejaron llevarla a casa".
Skye murió apenas unos días después rodeada de su familia. Su funeral tuvo lugar en Blyth Crematorium el 26 de julio y dejó atrás a sus padres Michelle y Richard, de 42 años, y su hermano de 10 años, Connor.