Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de personas despiden en Poio a los tres tripulantes del 'Nuevo Marcos' que naufragó en la ría

Representantes de las cofradías reclaman elementos flotantes y la Xunta traslada a Fomento el borrador de un estudio para señalización de bateas
Cientos de vecinos de Poio y de la comarca de Pontevedra han asistido al funeral conjunto por los tres tripulantes fallecidos como consecuencia del hundimiento del pesquero 'Nuevo Marcos', en las proximidades de la isla de Tambo.
En la homilía, celebrada en la iglesia de San Xoán de Poio, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, calificó de "tragedia" este suceso y expresó su "admiración por el trabajo de la gente del mar" y el "valor" de su "dignidad".
Al multitudinario sepelio por Jesús Ligero, Florentino Carballa y Francisco Castiñeiras han acudido numerosos trabajadores del sector pesquero y marisquero, representantes de las cofradías de la ría de Pontevedra y de la Federación Provincial de Cofradías, así como del ámbito sindical.
Entre las autoridades, ha destacado la presencia de los conselleiros de Pesca, Rosa Quintana, y de Presidencia, Alfonso Rueda, junto con el presidente de Portos de Galicia, José Juan Durán, así como el alcalde de Poio, Luciano Sobral.
Julián Barrio se ha referido a las víctimas mortales de este accidente marítimo como "seres entrañables" que formaban parte de la "convivencia" y la "cercanía" de los habitantes de esta localidad, a los que ha tratado de transmitir "consuelo" en estos momentos de "dolor".
Además de invocar a la Virgen del Carmen como patrona de los marineros, el arzobispo de Santiago ha apelado a la necesidad de que "los barcos cuenten con los recursos necesarios que alivien" los "esfuerzos" de los pescadores y les "ayuden a superar las dificultades del trabajo en el mar, siempre expuesto a lo imprevisto".
COFRADÍAS
Precisamente, el patrón mayor de Bueu, José Manuel Rosas, ha lamentado que este siniestro "no va a ser el último", ya que los marineros trabajan en un "ambiente hostil que da muy pocas oportunidades" en casos como el choque contra una batea que produjo el fatídico accidente.
"Hay pocas posibilidades de sobrevivir, se salvaron los que tenían más capacidad física", ha añadido, en alusión a Carlos Carballo y Adrián Ligero, hijos de dos de los fallecidos.
También ha acudido a las exequias fúnebres la patrona mayor de Lourizán, Mari Carmen Vázquez, que ha expresado su comprensión por el "dolor" que han causado estas pérdidas.
Para la dirigente de este pósito hay "mucho que reflexionar" tras lo ocurrido el día del accidente, cuando mariscadores de Lourizán decidieron faenar mientras se desarrollaban las labores de rescate de los damnificados por el naufragio, lo que causó malestar entre los miembros de la cofradía de San Telmo.
"Estamos en la otra orilla de la ría, la gente quiso ir a trabajar, no iban de fiesta", ha explicado Mari Carmen Vázquez, pidiendo "respetar" a todas las partes.
"A veces se pueden tomar medidas erróneas, pero pasó, fue un accidente, y los mariscadores a pie no disponen de embarcaciones", ha terciado la patrona mayor, para quien "lo más penoso fue lo que pasó en la lonja", cuando mariscadores de Poio afirmaron que las capturas realizadas en los arenales de Lourizán eran "marisco manchado de sangre".
En declaraciones a Europa Press, tanto Mari Carmen Vázquez como José Manuel Rosas, que forman parte de la directiva de la Federación Provincial de Cofradías de Pontevedra, han señalado que esta organización podría convocar próximamente una reunión extraordinaria para abordar este accidente.
"A los compañeros les ha costado la vida y esto va a suponer una medida más de presión", ha apuntado Rosas, para exigir "controles y vigilancia".
El patrón mayor de Bueu se ha mostrado crítico con la presencia de elementos en los barcos que, como las balsas, "se piensa que te va a salvar la vida y no vale absolutamente para nada", argumentando que "sigue habiendo accidentes y la gente sigue muriendo".
Como alternativa, José Manuel Rosas se ha mostrado partidario de sustituirlas por "un elemento flotante", si bien ha sido escéptico sobre la aplicación de esta medida porque "detrás de todo esto puede haber intereses económicos de las compañías que las fabrican".
CONSELLEIROS
Por su parte, el conselleiro de Presidencia ha eludido valorar el siniestro del 'Nuevo Marcos' alegando que "se acaba de producir" y que "todavía se están recabando datos". En esta misma línea, su homóloga de Pesca ha insistido en que se trata de "momentos complicados" en los que hay que "respetar a los que vivieron el accidente".
Rosa Quintana ha precisado que el hundimiento de este pesquero motivará la convocatoria de la comisión de seguridad para hacer un análisis del accidente y elaborar propuestas de mejora. La titular de Pesca, para quien este percance se podría haber producido "en cualquier otra ría", lo ha equiparado con "accidentes que ocurren en cualquier trabajo".
En cuanto a la implicación de la Consellería de Pesca en la puesta en marcha de medidas de prevención, Rosa Quintana se ha referido a la señalización de los polígonos de bateas demandada por el sector a raíz de este suceso.
Si bien se trata de un "tema complicado" con competencia autonómica, la conselleira ha explicado que "se está haciendo un estudio" y ya se le ha trasladado un borrador al Ministerio de Fomento para que analice si se ajusta a la normativa.
En cuanto al polígono de bateas contra el que se produjo la colisión del Nuevo Marcos, Rosa Quintana ha señalado que "lleva muchos años" en esa ubicación y "nunca pasó nada".