Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos españoles logran mejorar la supervivencia del cáncer de hígado más común cuando otros fármacos fallan

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) han logrado reducir el riesgo de mortalidad de pacientes con cárcinoma hepatocelular, el cáncer de hígado más común, gracias al uso del fármaco regorafenib cuando otras alternativas de tratamiento fallan.
Así se desprende de los resultados de un estudio internacional coordinado por este grupo de investigación publicados este miércoles en la revista 'The Lancet', lo que según sus autores le convertiría en el primer fármaco que muestra resultados positivos en estos tumores en los últimos diez años.
El carcinoma hepatocelular representa entre el 70 y 85 por ciento de los tumores hepáticos malignos, que son actualmente la tercera causa de muerte por cáncer, y en la actualidad solo hay una opción de tratamiento sistémico aprobado, basado en el uso de sorafenib, comercializado por Bayer con el nombre de 'Nexavar'.
Sin embargo, cuando este fármaco falla y la enfermedad progresa no hay opciones de tratamiento de segunda línea de eficacia probada para los pacientes con esta enfermedad.
En el estudio participaron 152 hospitales y 573 pacientes con carcinoma hepatocelular que fueron divididos aleatoriamente en dos grupos: 379 fueron tratados con regorafenib, además del mejor tratamiento de soporte disponible, y 194 recibieron placebo, además del mismo tratamiento de soporte.
De este modo, vieron que el tratamiento retrasa la progresión del cáncer, con una reducción del 38 por ciento del riesgo de muerte durante el periodo del estudio. Además, vieron que se trata de un fármaco seguro y bien tolerado por los pacientes ya que sólo un 10 por ciento de los pacientes tuvieron que abandonar el estudio a causa de la toxicidad del tratamiento. Por tanto, se logra una mejoría muy significativa de la supervivencia de los pacientes.
"En los últimos 10 años ningún otro fármaco ha superado a sorafenib como tratamiento de primera línea y ningún otro ha obtenido resultados positivos como terapia de segunda línea frente a placebo. Por tanto, representa un avance muy relevante para los pacientes y ofrecen una opción terapéutica adicional", ha destacado Jordi Bruix, jefe de la Unidad de Oncología Hepática del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador del estudio.
De hecho, este experto apunta a que el futuro del tratamiento de este tipo de cáncer se basará en los próximos años "en la combinación de diferentes fármacos o la combinación con moduladores de la inmunidad".