Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entra en prisión un hombre tras robar más de 2.000 sujetadores a sus vecinas

Entra en prisión un hombre tras robar más de 2.000 sujetadores a sus vecinasREUTERS

Un ciudadano chino fue detenido y metido en prisión después de que la policía descubriese que había robado 2.000 sujetadores a las vecinas del piso en que vivía, localizado en Guangxi, al sur de China. El hombre aprovechaba la cercanía a los tenderos para sustraer día tras día las prendas que se encontraban colgadas en ellos, acumulándolas y guardándolas en un techo falso como si fueran su tesoro.

Los hay de todos los colores, de todos los tipos y además constituyen uno de los complementos más sexys y llamativos de la ropa interior femenina desde su invención. Los sujetadores, bien sea por moda, por comodidad o por la atracción que suscita la lencería, levantan pasión. Y lo cierto es que en más de una ocasión esto ha trascendido incluso sus límites llevándolo al exceso de la obsesión.
Es el caso de un ciudadano chino que durante mucho tiempo encontró su afición en el robo de este tipo de prendas. En total, sustrajo más de 2.000 sujetadores de diversas tallas, colores y tipos a las vecinas del piso en Guangxi, al sur de China, donde residía.
El hombre, cuyo nombre no ha trascendido por el momento, aprovechaba día tras día la proximidad de los tenderos a su alcance para robar su preciado objeto de fetichismo.
Ante la desaparición diaria de los mismos, las vecinas decidieron alertar a la policía, quien procedió a realizar una investigación para encontrar al responsable.
De este modo, y gracias a que el techo falso en que el acusado guardaba la lencería se desplomó, dejando así a la vista la enorme colección que había atesorado, las fuerzas de seguridad localizaron al culpable y se encuentra ahora en prisión dada la gran cantidad de prendas robadas en su obsesivo empeño.
Hasta el momento, y a falta de conocer las declaraciones del hombre en cuestión, aún no se ha determinado el motivo exacto que le ha llevado a cometer este delito.