Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trató de suicidarse para que la gente no "tuviera que soportar ver su cara"

Alanah BagwellFacebook

Alanah Bagwell es una joven londinense de 20 años que vivía a diario en una batalla con su reflejo. Cuando tenía dieciseis intentó suicidarse por creerse "monstruosamente fea", un trastorno que es, entre los jóvenes, más habitual de lo que pensamos.

Trastorno dismórfico corporal, así es como se llama la enfermedad psicológica que sufría Alanah Bagwell. Esta joven de 20 años ha querido compartir su historia para concienciar de un problema que es más habitual de lo que se cree, sobre todo en adolescentes.
Pese a su innegable belleza, la chica odiaba su reflejo hasta el punto de llamarse "monstruosa", según informa República. Cuenta que pasaba más de cuatro horas maquillándose para evitar a los demás el tener que "soportar" ver su cara. "Me sabe muy mal hacer que el resto de la gente tenga que mirarme. Es cruel que tengan que ver mi cara", explica la joven.
Nunca se gustó, pero el trastorno fue a más. Con 16 años, Alanah trató de quitarse la vida por odiar su reflejo hasta el punto de considerarlo "antinatural". Tras varios días hospitalizada, a su regreso a casa la chica se encerró durante casi dos años. Ahora ha vuelto a la Universidad, donde ha comenzado sus estudios en Psicología con el fin de convertirse en un ejemplo y crear conciencia sobre este trastorno.