Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ceuta y Melilla volverán al informe PISA en su próxima edición, prevista para 2018

Ciudadanos pide en el Congreso que se incorporen y critica que su salida en 2009 se debió a que bajaban la media de España
Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla volverán a formar parte del informe del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), en su próxima edición, prevista para 2018, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
Precisamente, Ciudadanos ha presentado una proposición no de Ley en el Congreso por la que insta al Gobierno a incluir ambas ciudades autónomas en el próximo del que han desaparecido desde 2009. La formación naranja critica que se excluyan de este documento para evitar que baje la media del país.
Fuentes de Educación señalan que los centros públicos de ambas ciudades, que dependen directamente del Ministerio, ya forman parte de otro informe, 'Pisa for Schools', que analiza los resultados por centros, y que, además, a este estudio se van a incorporar los centros concertados de ambas ciudades. Respecto al informe PISA, recuerdan que su salida se produjo durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, e insisten en que Educación ha considerado que deben formar parte del mismo y que, por ello, estarán presentes en la próxima edición de PISA en 2018.
Por su parte, Ciudadanos señala que la última vez que constaron en el informe, Ceuta y Melilla obtuvieron los peores resultados de toda España en comprensión lectora, competencia matemática y competencia científica.
Ahora, la formación naranja quiere llevar a la Comisión de Educación y Deporte del Congreso esta petición de diferentes agentes sociales y educativos que reclamaron la presencia de estos datos en los documentos de 2012 y 2015.
En el texto registrado, se apunta la existencia de "numerosas voces" que relacionan la no aparición de Ceuta y Melilla en los resultados finales de PISA ante "el previsible descenso de la puntuación media nacional", tal y como sucedió hace siete años.
TERRENO DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN
A su juicio, la desaparición de ambas ciudades impide, no sólo el conocimiento y comparación de las destrezas competenciales de los estudiantes, sino la valoración de la brecha educativa ligada al nivel socioeconómico en Ceuta y Melilla.
Además, el partido que dirige Albert Rivera destaca la importancia que tienen los resultados de estas dos regiones en materia política, ya que son las dos únicas autonomías en donde esta materia es competencia directa del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
La última edición del informe PISA se conoció el pasado 6 de diciembre, con datos correspondientes a 2015 de un total de 540.000 alumnos de 72 países, que representan a 29 millones de jóvenes.
En él, se puso de manifiesto que el rendimiento de los alumnos españoles de 15 años ha mejorado ocho puntos en Lectura hasta los 496, respecto a 2012, situándose por primera vez por encima de la media de los países de la OCDE (493 puntos) y de la Unión Europea (494 puntos).
España también sube dos puntos en Matemáticas (486), aunque continúa por debajo del promedio de la OCDE (490) y de la Unión Europea (493). En Ciencias (493) baja tres puntos, quedándose al mismo nivel que la media de la OCDE y ligeramente por debajo de la UE (495). Cabe señalar que el promedio de los países de la OCDE en esta edición ha caído en todas las áreas: ocho puntos en Ciencias, dos en Lectura y cuatro en Matemáticas.
El informe también reveló que en España existen grandes diferencias de rendimiento entre el alumnado de 15 años en función de la comunidad autónoma en la que estudia. De hecho, la de 2015 fue la primera edición en la que participaban todas las comunidades autónomas. En total, por parte de España participaron 37.000 estudiantes españoles, la mayoría de 4º de ESO de 960 colegios e institutos.