Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Treinta días bajo la niebla en el municipio de Cervera, en Lérida

Ni se acuerdan de cuándo vieron el sol por última vez, porque la niebla es tan densa que apenas permite distinguir nada. Tras casi un mes sin ver el sol, los ánimos merman. Estos días Cervera es un municipio fantasma. Están viviendo el mes con menos horas de sol de los últimos 75 años, pero hay que aguantarlo. Conducir es complicado, ya que en algunos puntos apenas se puede ver el coche de delante. También la capital burgalesa vuelve a ser una de las ciudades más frías estos días: fuentes heladas, poca gente en las calles y muy abrigada. Y se prevé que el manto blanco siga, unos diez días más en casi toda la mitad norte, enfriando aún más las mínimas.