Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hijo de Cedillo, asesinado por ETA, "reconfortado" por el compromiso de Fernández Díaz a implicarse en su caso

María Dolores García y José Miguel Cedillo, la viuda y el hijo de Antonio Cedillo, policía asesinado en 1982 por ETA en una emboscada en Rentería, han sido recibidos este jueves por el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, como llevaban pidiendo durante mucho tiempo. Tras el encuentro, el hijo de la víctima ha dicho sentirse "reconfortado" por el trato del ministro y también porque se haya comprometido a implicarse personalmente en su caso y "exprimir la ley" para ver en qué medida sus demandas para ser reconocido como víctima, pueden ser reconocidas.
Así lo ha contado José Miguel a los periodistas a las puertas del Ministerio del Interior tras las tres horas en las que han estado reunidos con Fernández Díaz y otros responsables de su departamento. Se llevan el compromiso de que el Gobierno estará a su lado y de que el ministro "se implicará personalmente" en el seguimiento de su caso, ha saludado el joven visiblemente emocionado.
El hijo del asesinado se ha mostrado "esperanzado" en que las palabras del ministro tengan un resultado satisfactorio en un plazo no demasiado largo, toda vez que "llevan toda una vida esperando una solución". "34 años son demasiado tiempo con unas secuelas acreditadas", ha añadido.
José Miguel, que sufre secuelas médicas y psicológicas desde el atentado que acabó con la vida de su padre cuando él tenía tres años, ha dicho sentirse "agotado" pero también "agradecido" por haber recibido por parte del ministro el "trato humano" que esperaba. "Ha sido un rayo de luz que me ha sorprendido mucho", ha ensalzado José Miguel.
Asimismo, ha agradecido la "cercanía" del ministro. "Es lo que yo necesitaba; de alguna manera tenían en la cabeza que iba a ser así pese a la rabia de que no me recibiera, pero se me borra todo lo que he pasado", ha dicho.
En los últimos días, José Miguel ha venido reclamando en Madrid, a las puertas del Ministerio y en una reunión que ha mantenido con el Grupo Socialista en el Congreso, a Interior que tenga una "atención singular" y una "mayor sensibilidad" con su caso, toda vez que el asesinato de su padre prescribió antes de que fuera juzgado y que él no ha sido reconocido como víctima del terrorismo.