Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La subida de las tasas en Cataluña no afecta al ingreso ni al abandono de alumnos, según un estudio del CIC

Un estudio encargado por el Consell Interuniversitari de Catalunya (CIC) defiende el sistema de tarificación social en función de la renta implantado en Cataluña y asegura que el incremento de precios universitarios desde el curso 2012-13 "no ha tenido efecto" sobre el acceso o el abandono en los estudios superiores, compensado por las becas Equitat de la Generalitat.
Así lo ha asegurado el catedrático de Economía de la UPF José García Montalvo, que este lunes ha presentado el informe 'Política de precios públicos y eficacia del sistema de becas universitarias en Cataluña'.
Sostiene que la tarificación según la renta y las becas Equitat han permitido "revertir parcialmente la insuficiencia financiera de las universidades" y mejorar la eficacia de la gestión de los fondos, siendo los centros quienes redistribuyen.
El catedrático ha afirmado que la relación entre los precios públicos sufragados por los estudiantes y el coste del servicio de enseñanza superior no puede hacerse de una forma "simplista", y ha considerado que no es la mejor solución defender que con carácter general la universidad pública sea gratuita.
Ve razonable que el sistema universitario alemán sea de otra manera --precios bajos o nulos-- por el sistema impositivo que tiene y su capacidad distributiva, pero Cataluña y toda España no son así: "Tenemos un sistema que no es de los más progresivos".
García Montalvo ha explicado que, pese al incremento del 66% en los precios universitarios en Cataluña en el año 2012-2013, "no ha habido efecto" en el acceso y el abandono de los estudios, que muestran unas cifras similares una vez implantada la nueva tarificación.
La variación del precio público de la universidad "no parece" que haya afectado tampoco según el tipo de colegio de donde procedían, con un aumento del procedente de la pública y una disminución de la concertada.
REVERTIR EFECTOS NOCIVOS
El aumento de tasas tampoco ha afectado al abandono de los estudios universitarios: García Montalvo cree que puede deberse a que solo las familias con más renta --desde 65.000 euros brutos-- pagan la matrícula completa, y al papel de las becas Equitat de la Generalitat por "revertir los efectos más nocivos del cambio" en la concesión de becas del Ministerio de Educación.
Ha afirmado que en la tarificación de la Generalitat existe una clara relación entre el nivel de estudios de los padres y la obtención de una beca, ya que los estudiantes en familias con bajo nivel educativo tienen de un 50% a un 60% más de probabilidad que la media, así como entre la ocupación de los padres y la obtención de una bonificación.
La implantación de las becas equidad en Cataluña a partir de 2012 ha tenido el "efecto colateral" de un incremento de las ayudas del Ministerio de Educación en Cataluña, ya que para conseguir la del Govern se tiene que haber solicitado la estatal.
Además, según García Montalvo, este mecanismo de ayudas de la Generalitat ha permitido establecer unos criterios de asignación diferentes a los establecidos por el Gobierno central, "una política de becas propia".
Sobre la diferencia de precios entre autonomías y que Cataluña sea la que tiene los precios universitarios más altos, este catedrático ha contestado que le parece "coherente" que la Comunidad de Madrid baje los precios públicos "teniendo en cuenta la orientación ideológica de su gobierno y su política impositiva".