Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa Real considera una falta de educación los abucheos a sus miembros

La Reina y los Príncipes de Asturias asisten a la misa de Pascuacuatro.com

Los abucheos que se producen en ocasiones contra miembros de la Monarquía no preocupan en la Casa Real, pero sí se sienten molestos por entender que se trata de una falta de educación. Las encuestas reflejan que la apreciación del Rey repunta levemente al alza y es muy sostenida en el caso de la figura del Príncipe.

Según las fuentes consultadas, hay que interpretarlos en lo que valen y en lo que son. En este sentido, explican que la divergencia de opiniones es normal, hay personas que rechazan la institución y otras que la defienden.
Pero lo que "molesta" a la Casa Real es el componente de "mala educación" que estiman es rechazable por cualquiera. Además, tienen en cuenta que se trata de una acción muy "minoritaria" aunque "desde el punto de vista informativo se destaquen más cuatro gritos de cuatro minutos que 40 aplausos". En este sentido aseguran que lo entienden y no le dan más valor.
En cualquier caso, destacan que la pérdida de popularidad en las encuestas por parte de la Familia Real ha tocado fondo y ahora se detecta que "lentamente" se está produciendo una mejoría de la apreciación de la Corona, que varía según las edades de los consultados. En este sentido, es más valorada por personas de mayor edad que por los más jóvenes.
La apreciación del Rey, al alza
Además, las fuentes de la Casa Real consultadas señalan que estos sondeos reflejan una apreciación muy sostenida de la figura del Príncipe Felipe y sostenida y "levemente al alza" de la figura del Rey Don Juan Carlos.
En cuanto a la institución de la Monarquía en sí, las encuestas reflejan una línea "sostenidísima" a favor de la misma frente a una hipotética República. Aseguran que la serie se mantiene en esa línea y no se ha visto afectada ni por la indiscutible bajada de popularidad del Rey en su momento.
La Casa Real no tiene previsto realizar una estrategia para reforzar la figura del Príncipe porque, aseguran, ya lleva años con una gran actividad, incrementada en los últimos meses en los que ha tenido que representar al Rey en numerosos actos, y continuará siendo "muy intensa".
Estas mismas fuentes han restado importancia al hecho de que la Princesa de Asturias no esté junto con el Príncipe Felipe en Lausana para defender la candidatura olímpica de Madrid. En este sentido, aseguran que no tiene sentido que esté allí cuando la representación la encabeza el Príncipe y es él quien tiene que responder en muchos casos a las preguntas del COI.
La Corona aplicará la ley de transparencia
Por otro lado, la Casa Real dice estar satisfecha con el resultado de su inclusión en la Ley de Transparencia, una normativa que aplicarán "sin restricciones", según las fuentes consultadas. "Vamos a aplicar la Ley con criterios de mayor apertura posible, espíritu abierto y no vamos a andar con restricciones", han recalcado.
En este sentido, han señalado que han mantenido intensas conversaciones con quienes estaban desarrollando el anteproyecto de Ley y estudiaron la forma de inclusión ya que no son Administración Pública y no podía hacerse como con un ministerio. Finalmente concluyeron que la mejor forma era incluir a la Corona igual que se hace con otros órganos del Estado como el Congreso, el Senado, el Defensor del Pueblo o el CES.
Finalmente y para atender las consultas y demandas de información sobre la Casa, será la secretaría general de la Presidencia quien las canalice. Admiten que esto les obligará a publicar presupuestos y contratos, pero dicen estar "satisfechos" de la fórmula final que han acordado el Gobierno y el principal partido de la oposición. Algo que valoran como un ejercicio de responsabilidad de los partidos mayoritarios.