Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Repudia por carta a su hija por echar de casa a su nieto gay

Carta de un padre a su hija en la que recrimina haber repudiado a su nieto por ser gayFacebook

La intolerancia no entiende de genes. Y si no que se lo digan al abuelo de Chad un joven estadounidense que tras confesar a sus padres su homosexualidad fue expulsado de su casa. El gesto tuvo que resultarle intolerable al anciano que ni corto ni perezoso le escribió una sencilla pero hiriente carta a su hija en la que le repudia por tan execrable acto hacia su nieto.

Son cuatro párrafos escritos a mano y encabezados por un directo "Querida Christine" en la que el padre le expresa a su hija su desaprobación, "Estoy decepcionado de ti como hija. Tienes razón cuando dices que tenemos una 'vergüenza en la familia', pero te equivocas sobre cuál es".

En su escrito, publicado en el muro que FCKH8.com tiene en Facebokk, no duda en ser directo con su ella, "Echar a Chad de casa simplemente porque te dijo que es gay es la verdadera "abominación" aquí. Un padre que repudia a su hijo es lo que va "contra la naturaleza".

Y deja clara cuál su posición intelectual sobre la homosexualidad, "La única cosa inteligente que te he escuchado decir en todo esto es que "tú no criaste a tu hijo para que fuera gay". Por supuesto que no lo hiciste.  Él nació de esa manera, y no eligió serlo tal como tampoco ser zurdo”. Tú, sin embargo, sí elegiste ser hiriente, estrecha de mente y retrógrada".

El dolor del padre le lleva a pagar con la misma moneda a su hija, algo que le deja bien claro en su carta, "Entonces, como estamos en lo de repudiar a nuestros hijos, creo que aprovecharé el momento para decirte adiós. Ahora tengo un 'fabuloso' (como dicen los gays) nieto que criar y no tengo tiempo para las palabras sin corazón de una hija".

No obstante, deja un hueco a la esperanza y le emplaza a que reconsidere su postura con un firme, "Si encuentras tu corazón, llámanos".