Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carrie Reichert, la última 'amiga' del príncipe Harry, encarcelada

Príncipe Harrycuatro.com

Carrie Reichert, la despampanante modelo rubia que posó en unas fotografías abrazando a un desnudo príncipe Harry en una habitación de hotel en Las Vegas (EE.UU), ha vuelto a hablar para acusar al servicio secreto británico de ser el responsable de su posterior estancia de un mes en una cárcel del estado de Misisipi.

Reichert, de 40 años, aunque a ella le guste afirmar que 'solo' tiene 32, estuvo en el presidio del condado de Harrison (Misisipi) durante un mes por firmar, presuntamente, cheques sin fondo por valor de 16.000 euros según informa The Huffington Post. La joven americana no ha dudado en denunciar que que no ha sido tratada de manera justa y culpa de su encarcelamiento a los servicios de seguridad del príncipe. "Creo que el servicio secreto británico o quien protege a la familia real tiene algo que ver con mi situación", ha dicho.

Su abogado, Donald Rafferty, está también convencido de ello, "Como profesional desde 1984, y según mi experiencia en casos similares, ella no ha sido juzgada conforme a lo que es habitual". Y es que el letrado asegura que Reichert no debería haber ingresado en prisión, tendría que haber quedado en libertad bajo fianza. Insinúa además que alguien ha influído sobre las autoridades de Misisipi para variar su veredicto.

El pasado agosto, el príncipe Harry fue fotografiado jugando al billar desnudo, acompañado de esta joven en una de las ocho suites del Hotel VIP de Las Vegas. Carrie, asegura que fue personalmente seleccionada junto a otras siete chicas para pasar un rato con el príncipe Harry, quien, por su parte, estaba en la ciudad del pecado para una escapada de fin de semana, después de haber completado su primera gira oficial por el extranjero y como embajador olímpico.

De la fiesta, Reichert confesó en sus declaraciones a la revista People, que en su encuentro con el príncipe fue intenso, "Nos dimos un beso, él estaba desnudo en ese momento". "Estaba muy sexy desnudo. Era como un juego, él trataba de conseguir que todo el mundo se desnudase. Por eso estaba desnudo".

Y explicó que el beso que se dieron más que "romántico", fue "divertido"

Sin embargo, los miembros de seguridad de la familia real, señalan como "totalmente falsas" esas declaraciones de Reichert y señalan que ella ni siquiera estuvo presente en la famosa fiesta.