Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las estafas alimentarias más escandalosas

Encuentran una pipa de marihuana en un menú infantilInformativos Telecinco

¿Conoce al 100% lo que le sirven en los bares y restaurantes? ¿El tipo de carne que le sirven es realmente ternera o pollo? Las grandes compañías de alimentación utilizan técnicas de engaño para aumentar sus beneficios dando lo que se conoce gato por liebre.

Según varias fuentes de Russia Today, estas son algunas de las  estafas alimentarias más escandalosas de los últimos años que han afectado a consumidores de diferentes partes del mundo.
En una de las tiendas de la cadena Wal-Mart en China fue detectada carne de cerdo corriente que se vendía como si fuera orgánica. A la cadena de alimentación se le impuso una multa de 420.000 dólares y los empleados involucrados en el fraude fueron detenidos. 
En Starbucks, unos periodistas filmaron a trabajadores de una de las cafeterías de la red Starbucks en Hong Kong preparando café con agua de los lavabos de un garaje. Los representantes de Starbucks justificaron el hecho alegando que los empleados de la cafetería filtraban el agua antes de utilizarla, y se comprometieron a elaborar sus bebidas exclusivamente con agua embotellada en el futuro.

Un cliente australiano desveló una práctica que tenía lugar en la red de restaurantes de comida rápida Subway. A principios de este año, colgó en Facebook una foto de un bocadillo Footlong al lado de una regla de medir, para demostrar que la longitud del sándwich era de 11 centímetros, y no de 12 como afirmaba la compañía.  La empresa, por su parte, publicó una explicación oficial asegurando que un sándwich es un alimento y es casi imposible calcular su tamaño exacto.
Coca-Cola lanzó al mercado británico la marca de agua de alta calidad Dasani, que se vendía a un precio de 2,5 dólares por botella. Agua con un alto contenido de elementos cancerígenos. Todos los productos comercializados bajo la marca Dasani fueron retirados de la venta.