Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CSN aprueba una revisión sobre la protección contra incendios en centrales nucleares con el voto en contra de Narbona

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha aprobado una revisión de la Instrucción de Seguridad 30 (IS-30) sobre los requisitos del programa de protección contra incendios en centrales nucleares tras un intenso debate en el que no se ha aceptado incorporar una propuesta planteada por la consejera Cristina Narbona, quien ha votado en contra.
Así, la consejera propuso "determinadas modificaciones" a la redacción del texto que, en su opinión, aportaban "más claridad" a las definiciones de exenciones temporales y a los supuestos en que el CSN procedería a aceptar las medidas compensatorias.
Si bien, según el acta del pleno del regulador, esa propuesta "no coincide literalmente" aunque el objetivo es el mismo con la que ya realizó la consejera en un pleno anterior del 5 de mayo de 2016.
La consejera se quejó al considerar que según lo establecido sobre elaboración de normativa, serán incorporados los comentarios que hubiere de los miembros del pleno, una vez agotado el trámite de los comentarios externos y antes de su remisión al Congreso de los Diputados.
Además, alega que hay un precedente anterior, en el que se incorporaron en ese trámite los comentarios de un consejero. Así, como entonces no fueron aceptados tales comentarios ahora los vuelve a presentar en el pleno del 16 de noviembre como punto de decisión del orden del día.
Ante esta situación, los consejeros Rosario Velasco y Fernando Castelló expresaron su desacuerdo con la propuesta de su compañera de pleno y manifestaron que en el presente caso existe la particularidad de que las propuestas inciden sobre puntos cuya redacción fue específicamente acordada por todos los miembros del Pleno, por unanimidad.
En la discusión plenaria, los dos consejeros consideran que "no existe" ninguna motivación para cambiar la redacción proporcionada por todos los miembros del pleno porque con anterioridad no constaba ninguna propuesta de redacción de Narbona.
Por su parte, ésta señaló que ahora propone tales cambios una vez que ha contrastado el "importante número de solicitudes" de los titulares de instalaciones radiactivas para acogerse "a lo que finalmente se establezca" en cuanto a exenciones y medidas equivalentes.
Por ello, insiste en que este hecho requiere "precisar al máximo" que las medidas propuestas por los titulares garanticen lo más adecuadamente posible las exigencias de seguridad nuclear y protección radiológica.
Mientras, la Secretaria General del CSN ha manifestado que la redacción del punto de controversia tiene "una redacción un tanto genérica" y que, por ende es "susceptible de mejora".
Sin embargo, en cualquier caso, admite que una interpretación "sistemática y lógica" del precepto impediría modificar automáticamente una redacción dada "expresamente por el Pleno" si no hay una motivación.
A su juicio, la motivación en este caso sí podría haber existido si en las fases posteriores los comentarios externos o la comisión normativa hubieran dado razones que sustentasen la citada modificación de redacción.
En todo caso, la Secretaria General informó a los consejeros de que se ha iniciado un proceso para modificar el procedimiento con el fin de evitar "cualquier problema de interpretación" al respecto.