Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CSN aprueba instalar en Almaraz (Cáceres) un almacén temporal individual de residuos nucleares de casi 2.700m2

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha informado favorablemente la solicitud para ejecutar y montar el almacén temporal indidualizado de la central nuclear de Almaraz (Cáceres) que ocupará una superficie pavimentada de unos 2.649 m2.
En este ATI se alojará el combustible gastado por los reactores I y II hasta que sea posible su traslado al Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares previsto en Villar de Cañas (Cuenca).
La autorización, sin embargo, lleva asociadas seis condiciones, en las que se establecen los términos y límites específicos de las fuentes radiológicas; medidas de protección contra incendios; deberá cumplir la normativa estadounidense aplicable, la que aplica la Nuclear Regulatory Commission.
Además, antes de que comience a ejecutarse la obra del ATI, se deberá haber hecho y auditado aspectos como la utilización de materiales de acuerdo a la norma española, tales como el uso de hormigón estructural de acuerdo con unos requisitos y comprobaciones para garantizar que se utiliza "conservadoramente una envolvente" (de hormigón) que cumpla la normativa.
Asimismo, se habrá de hacer estudios relativos a la interacción del suelo con la estructura y de especificaciones de los materiales utilizados en la losa (especificación de barras y el hormigón), así como hacer y auditar la ruta de traslado y operaciones del combustible dentro de la losa.
El ATI consiste en una losa de hormigón, en el recinto de la central pero alejada del reactor, sobre la que se depositan los elementos de combustible gastado.
Para aprobar el ATI, el pleno del CSN ha estudiado tanto la solicitud del titular como un informe y otras evaluaciones de la Dirección Técnica de Seguridad Nuclear.
La propuesta del dictamen técnico basa la solicitud de Almaraz en que, de acuerdo con el Plan General de Residuos Radiactivos de ENRESA, en caso de que no estuviera disponible el ATC en las fechas de necesidad de almacenamiento del combustible gastado de cualquier central española, se contempla la posibilidad de un Almacén Temporal Individualizado (ATI), como solución transitoria.
El combustible gastado de Almaraz está almacenado en piscinas de combustible gastado bajo agua situadas en los edificios del combustible.
Según la capacidad de estas piscinas, se prevé que alcancen la saturación al final del ciclo 26 en ambas unidades; en la I, esto sucederá en agosto de 2017 y en diciembre de 2019 para la unidad II.
A falta de ATC, el dictamen técnico ha determinado la necesidad de construcción del ATI que deberá estar listo en el primer semestre de 2018. Esto significa, que si la central no tuviera donde almacenar el combustible, la planta no podría seguir generando electricidad.
LA INSTALACIÓN
El ATI estará situado a la intemperie, en el área bajo control del titular, en una parcela ubicada al norte de la central y al este del embalse de Arrocampo. Según describe el dictamen técnico del regulador, básicamente el ATI consiste en una losa sísmica de hormigón armado sobre la que descansarán verticalmente, sin anclajes, hasta 20 contenedores ENUN 32P cargados con el combustible gastado y colocados en dos filas.
La losa estará rodeada por un muro de hormigón armado cerrado en todo su perímetro, excepto en el acceso a la losa, que tendrá como finalidad reducir la exposición a la radiación directa emitida por los contenedores. Este muro delimitará una superficie pavimentada de aproximadamente 2.649 m2 (descontando el área de la losa).
Pese a que el dictamen técnico estudiado por el pleno del Consejo era favorable a la solicitud de Almaraz, sin embargo, los técnicos consideran que el titular deberá aportar análisis de riesgos relacionados con la presencia de otras industrias, transportes o instalaciones militares que operen en la proximidad del emplazamiento así como completar la caracterización hidrogeológica en la zona, tanto en la unidad acuífera somera como de los niveles más profundos y de su interrelación, realizando ensayos de bombeo adecuados.
Igualmente, deberá facilitar la integración del comportamiento de las aguas subterráneas en la zona local del ATI, con las de la isla nuclear y las del resto del emplazamiento de la central, así como confirmar la existencia de un margen de terreno no saturado entre la losa del ATI y el nivel de agua subterránea, ya que con la información aportada por el titular, este margen está en torno a los 3 metros por debajo del apoyo de la losa.
También insta a ampliar el programa hidrogeológico de vigilancia y control de CN Almaraz (PHVC) para incluir la zona del ATI, justificando la red de puntos propuesta, que deberá incorporar los nuevos piezómetros realizados y obtener información tanto de la zona somera como de la profunda.