Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CSI·F exige cerrar las unidades de la cárcel de Picassent con internos peligrosos tras "amenazas de un preso yihadista"

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) ha pedido por escrito a Instituciones Penitenciarias el cierre de todos los departamentos que alojan internos peligros en el centro penitenciario Antonio Asunción de Picassent (Valencia), "al menos hasta que se produzca la total reforma de los mismos".
El sindicato ha realizado esta petición tras un incidente este pasado miércoles en la cárcel de Picassent donde "un preso yihadista tuvo que ser reducido por funcionarios tras las amenazas e intentos de agresión a un educador".
En un comunicado, CSI·F ha denunciado así la falta de medidas de seguridad y espacios adecuados en el centro penitenciario valenciano, ya que ha asegurado que "el recluso, de constitución corpulenta, reclamó estar confinado en mejores condiciones".
"Al no aceptar el educador al que se dirigió su petición, empezó a amenazarlo y trato de agredirlo, por lo que tuvo que ser reducido por otros funcionarios de prisiones", ha detallado.
La central ha alertado que este incidente "se suma a los ocurridos en los últimos años en los diferentes departamentos de régimen cerrado". Al respecto, ha recordado que el pasado 29 de mayo la Secretaría de Instituciones Penitenciarias publicó una orden de servicio que redistribuye los grupos y la asignación de la productividad en los módulos de régimen cerrado.
UNO DE LOS QUE TIENE MÁS PLAZAS
En el escrito remitido a Instituciones, CSI·F señala que "en virtud de dicha orden, el CP Antoni Asunción Hernández de Valencia ha sido incluido como uno de los centros con mayor número de plazas para albergar internos de la máxima peligrosidad".
Esto se produce, según el sindicato, "en un contexto de incidentes por el alto grado de peligrosidad de los internos allí destinados y por el lamentable estado de los departamentos donde están recluidos".
El sindicato denuncia además que "las obras realizadas no han eliminado las deficiencias de seguridad" y apunta que el Defensor del Pueblo, en un expediente fechado el 11 de mayo, "corrobora las deficientes instalaciones de este departamento".
Por todo ello, CSI·F urge a Instituciones Penitenciarias a "el cierre de los módulos especiales hasta que les doten de las medidas de seguridad y espacios adecuados para que los empleados públicos puedan desempeñar su labor".