Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CSIF denuncia "continuos fallos" informáticos que impiden el cobro de tasas y multas y la DGT dice que son puntuales

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado este martes 13 de diciembre "los continuos fallos en el sistema informático que se vienen produciendo en las últimas semanas en la Dirección General de Tráfico (DGT) y que están ocasionando problemas en el trabajo diario de los funcionarios que atienden a los ciudadanos", impidiendo el cobro de tasas y multas en varias Jefaturas Provinciales de Tráfico.
En este sentido, CSIF reclamará este miércoles en una reunión con el director de la DGT, Gregorio Serrano, que se busque "una solución urgente a este problema que está perjudicando tanto a empleados públicos como a usuarios".
Por su parte, fuentes de la DGT consultadas por Europa Press, han indicado que las caídas en el sistema son puntuales y no están afectando al normal funcionamiento de las diferentes Jefaturas.
CSIF ha recordado que vienen denunciando desde hace meses que la DGT necesita mejorar su productividad debido a la escasez de personal que forman las plantillas y que se suple por la implementación de tecnologías que, "supuestamente, modernizan la gestión de los trámites administrativos en beneficio de los ciudadanos y empresas".
Igualmente, ha añadido que "esta situación, lejos de ayudar al buen trabajo de los empleados para garantizar un correcto servicio a los usuarios, no hace más que agravar la situación que se traduce en esperas innecesarias, en muchas ocasiones de más de dos horas de incertidumbre, y visitas reiteradas".
Además, la Central Sindical ha señalado que debido a esta situación de incertidumbre, los empleados públicos están afrontando numerosas situaciones de nerviosismo e incluso amenazas por parte de ciudadanos que no pueden afrontar el pago de tasas o sanciones.
"Desde CSIF no entendemos cómo los programas informáticos no son estables y sobre todo por qué se está pagando a empresas privadas por un servicio que es evidentemente deficitario, cuyos programas están inacabados y donde resolver un error necesita varios días de espera", han concluido.