Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CCOO estima en 7.000 millones el rescate educativo de los 687.430 jóvenes que han abandonado los estudios

La Federación de Enseñanza de CC.OO estima en 7.000 millones de euros el rescate educativo de los 687.430 jóvenes españoles de 18 a 24 años (19%) que han abandonado los estudios de forma prematura, es decir, que no continúan estudiando más allá de la etapa obligatoria --Bachillerato y FP de grado medio--. El sindicato calcula que se tardarían dos cursos, con un coste de 3.500 millones cada uno, en acabar con este problema y advierte de que más de la mitad de los que abandonan (58%) están desempleados.
Esta es una de las principales conclusiones del informe '¿Por qué la población joven abandona los estudios?', presentado este martes 4 de julio, que analiza la evolución de la tasa de abandono educativo temprano desde 1992 a 2016. "Atender a este alumnado cuesta menos que los recortes y la repetición, que es ineficiente", ha subrayado el secretario general de FE-CCOO, Francisco García, que ha recordado también que España es con un 20% de repetidores en Secundaria, líder de la OCDE.
Esta organización sostiene que si se multiplicara el coste medio de un puesto escolar en la pública (5.169 euros) por los alumnos que dejan de estudiar, el montante ascendería a 3.500 millones un curso, aunque se necesitarían dos para que completaran estudios potobligatorios. Además, para este plan, que los responsables del estudio, admiten que es "de máximos", contemplan un año más de inversión para los que no tienen el título de la ESO.
EL ABANDONO NO BAJA POR LAS POLÍTICAS EDUCATIVAS
Eso sí, admiten que para evitar que los jóvenes españoles sigan engrosando la bolsa del abandono temprano, además de aumentar la inversión y eliminar el sistema de repetición, que "desmotiva" al alumno, es "ineficaz" y "muy caro", este sindicato plantea un cambio en las políticas educativas porque, según advierte, no son las responsables de que esta tasa haya bajado más de 53 puntos porcentuales desde 1992 a 2016, sino que tiene que ver con el ciclo económico.
"Quitando la etapa de la LOGSE, que sí contenía medidas específicas para reducir el abandono, esta tasa está más relacionada con el ciclo económico que con políticas educativas, luego hay un gran margen de trabajo en este sentido para reducirla", ha apuntado García.
A juicio del sindicato, la mejora de la situación de España en este ámbito, que la sitúa por encima de la media de los países de la Unión Europea, sólo por debajo de Malta, pasa por la universalización de la educación hasta los 18 años o un incremento "sustancial" de la oferta de plazas en Formación Profesional para cubrir la creciente demanda (sólo el 40% de los centros de Secundaria tiene FP).
Asimismo, plantea adecuar la FP a los alumnos que han abandonado las aulas dotando a estos ciclos de un carácter "más práctico" y reconociendo de competencias adquiridas en su vida laboral; flexibilizar los itinerarios "rígidos" con la LOMCE, que "cierran vías"; impulsar enseñanzas de segunda oportunidad con más oferta educativa para personas adultas; facilitar la existencia de turnos nocturnos para los jóvenes que trabajan obtengan el grado de ESO, o más presupuesto para compensación educativa.
"No puede haber en nuestro país acuerdos educativos si no se abordan la soluciones a este grave problema que es el abandono para nuestro sistema educativo. Es un lastre. Un pacto educativo tendrá una que incluir un plan para la reducción del abandono educativo temprano", ha subrayado el secretario general de FE-CCOO.
¿POR QUÉ ABANDONAN?
Ateniéndose al título del informe --¿Por qué la población joven abandona los estudios?--, responsable de Estudios de esta federación, Miguel Recio, ha explicado que quienes deciden dejar de estudiar son mayoritariamente varones, extranjeros y desmotivados, que piensan que su inserción laboral, aunque sea a base de contratos parciales y temporales, es "más ventajosa que seguir estudiando". "Este sistema educativo no es capaz de retener a los alumnos", ha añadido García.
Recio ha señalado también que España sigue reduciendo el abandono por los jóvenes de 18 y 19 años que permanecen estudiando y que compensan la salida de otros del sistema educativo, aunque ha avisado de que esta situación está llegando a su fin ante la llegada de un ciclo económico más favorable. Como ejemplo ha puesto la Comunidad de Madrid, donde mejora la situación económica y la reducción de la tasa de abandono se frena.
Preguntado al responsable de Estudios por lo que hacen bien otros países con tasas de abandono y repetición más bajas, este ha contestado que existen programas de acompañamiento de los alumnos con más dificultades para que promocionen de curso y titulen. "Aquí, en Primaria repite el 17% del alumnado", ha advertido Recio, que ha subrayado que este problema se acentúa en Secundaria.
DIFERENCIAS TERRITORIALES
El estudio pone en evidencia "importantes e históricas" diferencias territoriales en la tasa de abandono y señala que en el periodo de 1992 a 2000 todas las comunidades autónomas redujeron este porcentaje, "gracias a la LOGSE", aunque en Baleares, con un empleo juvenil alto, fue menos acusada la bajada, seguido de Murcia, Cataluña y Extremadura. Por el contrario, en esta primera fase, la reducción fue mayor que la media en País Vasco, Navarra, Madrid y Aragón.
En el segundo periodo (2000-2008) la tasa repuntó, pero muy por encima de la media en La Rioja, Madrid, Castilla y León y Aragón, "todas ellas, salvo la última, con gobiernos conservadores". Galicia, Extremadura y Asturias, "con gobiernos progresistas, en general" lograron reducir este problema.
En el periodo de la crisis (2008-2016) la tasa de abandono ha descendido en todas las autonomías, de forma más intensa en Cantabria y más pausadamente en Asturias, aunque ambas con un porcentaje por debajo de la media.