Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Buenos resultados de la cirugía percutánea y endoscópica combinada en la resolución de la litiasis renal compleja

La litiasis renal es una afectación caracterizada por la aparición de cálculos o piedras en el interior de los riñones o de las vías urinarias. El experto en cirugía percutánea, laparo-endoscópica y robótica de la Unidad de Urología del Hospital Ruber Internacional, el doctor Alberto Pérez-Lanzac, señala los buenos resultados de la combinación de la cirugía percutánea y endoscópica combinada cuando su tratamiento es complejo.
Varias son las posibilidades quirúrgicas indicadas para la resolución de las litiasis renoureterales, conocidas habitualmente como piedras urinarias, según la localización. "Cuando un cálculo se encuentra alojado en el uréter se emplea la ureterorrenoscopia semirrígida, sin embargo recientemente hemos incorporado material flexible, que permite el tratamiento de las piedras más altas alojadas cerca o dentro del riñón", explica Pérez-Lanzac.
Por otro lado, "para las litiasis renales se utiliza la litotricia extracorpórea, que cuenta ya con una experiencia de más de 35 años. Supone una novedad la combinación de forma simultánea de estas técnicas, con diversos abordajes que clásicamente se han utilizado de forma única", añade el doctor Antonio Allona, jefe de la Unidad de Urología y Andrología del Ruber Internacional.
Litiasis renal constituye la tercera patología urológica más frecuente, tras las infecciones y la patología prostática. En España alcanza una prevalencia del 5,06% y sigue siendo más común en hombres que en mujeres, aunque actualmente este riesgo se está igualando debido a los cambios en el estilo de vida y al aumento de la población obesa. Más del 80% de los cálculos renales son expulsados sin complicaciones, especialmente si son menores a 4 milimetro.
No obstante, determinados tipos de cálculos se pueden asociar a grandes tamaños, como son los cálculos por infecciones. Por otra parte determinadas morfologías del riñón pueden favorecer la formación de litiasis como es el caso de los riñones en herradura o estenosis en el uréter. En estos casos, bien por la clínica originada por el cálculo, bien por el riesgo de complicaciones, es conveniente operar para extraer el cálculo.
TÉCNICA NOVEDOSA
En los casos más complejos se puede emplear la cirugía endoscópica con láser junto con la litotricia extracorpórea para las litiasis alojadas en el riñón, o el abordaje endoscópico junto con la cirugía percutánea, a lo que se le ha denominado cirugía retrógrada intrarrenal combinada (CRIC), técnicas ambas muy novedosas.
"Lo novedoso de esta técnica ha consistido en que la extracción del cálculo se ha hecho mediante instrumental de pequeño calibre, conocido como mini-nefrolitotomía. Además nos apoyamos en el mismo momento de la cirugía de acceso endoscópico realizado a través del uréter para fragmentar con láser los cálculos más pequeños del riñón", señala Pérez-Lanzac.
Esta técnica reduce la agresión al paciente y acorta el tratamiento de la litiasis al resolver tamaños más grandes y requiriendo menos procedimientos, Además, es un tratamiento seguro que permite una rápida recuperación del paciente.