Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brutalidad en el calabozo

El rostro de Cassandra Feuerstein, una vecina de Chicago, Illinois, en EEUU, es reflejo de la brutalidad policial. La mujer, de 47 años, fue arrojada de bruces por uno de los oficiales que la detuvo contra el banco de cemento de una celda. El empujón le causó varias varias lesiones de gravedad, entre ellas la rotura de algunos huesos de la cara, según reconoce su abogado que pide la retirada del servicio del policía porque es "peligroso".