Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bonito gesto con una animadora con síndrome de Down insultada en un partido

Animadora con síndrome de Downcuatro.com

Cuando tres jugadores del equipo de baloncesto se dieron cuenta de que una de sus animadoras, con síndrome de Down, estaba siendo acosada durante un partido, decidieron tomar medidas. Desde las gradas, alguien insultaba a la joven Desiree Andrews  algo que ellos no estaban dispuestos a consentir.

Desiree Andrews estudia en la escuela secundaria de Lincoln en Kenosha, Wisconsin, EEUU. A ella, el síndrome de Down, nunca le ha parado y decidió convertirse en una más del equipo de animadoras siguiendo los pasos de una joven que hace lo propio en la serie 'Glee'. Desde ese momento, todos la consideran una más y su nombre aparece incluso en la alineación del equipo titular. Es tanto el cariño que los jugadores le profesan que hablan de ella como de su "hermana", reconoce el entrenador David Tolefree.
Nunca se había oído una voz en contra de la inclusión de Desiree en el equipo de animadoras del instituto. Ella es una estudiante más y como tal es tratada y respetada. Pero, un día, durante el partido, tres jugadores tuvieron que abandonar la cancha en mitad del encuentro para poner en su sitio a un acosador verbal que intimidaba a la joven con palabras ofensivas. 
Sin pensarlos dos veces, los jugadores, de octavo curso, Chase Vasquez, Miles Rodriguez y Scooter Terrien abandonaron la cancha para enfrentarse al impresentable que estaba haciendo que Desiree pasase un mal rato. "No estábamos locos. No nos gustó lo que oímos. No es justo que se trate mal a las personas porque todos somos iguales", declararon a TMJ4 Noticias. 
Por su parte, la joven Andrews no daba crédito al bonito gesto que vivió y no dudó en describirlo como "dulce, amable, impresionante e increíble". Desde ese día, por si no lo sabía, Desiree no caminará nunca más sola.