Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan la filtración de la operación para liberar el pene atrapado en un cilindro

El centro afirma que nadie autorizó la grabación

Las imágenes, asegura, tampoco fueron tomadas por personal del Hospital

El Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada ha abierto una investigación para aclarar cómo se han tomado y difundido en medios de comunicación escritos y audiovisuales las imágenes de la operación practicada a un hombre de 52 años al que se le quedó el pene atrapado dentro de un trozo de tubería de acero.
En un comunicado, los responsables del centro han destacado que estas imágenes, que muestran a bomberos y sanitarios interviniendo al paciente en el quirófano, "se han tomado y difundido sin la autorización ni consentimiento" del afectado, por lo que este hecho supone "una grave violación del derecho a la intimidad y confidencialidad" del mismo.

De hecho, desde el Hospital aseguran que "en ningún caso este material gráfico se ha registrado ni divulgado por parte de los profesionales sanitarios".

"Igualmente, ni la institución sanitaria ni los profesionales que aparecen en estas imágenes desarrollando su labor han autorizado la toma de las mismas, por lo que manifiestan su gran malestar ante el impacto mediático de las mismas y el tratamiento poco respetuoso dado en esta información hacia el afectado", añade la nota.
Por todo ello, el Hospital ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido, toda vez que "no se tiene precedente de un caso de este tipo, el cual supone una gran vulneración a la intimidad y honor del paciente".

Esta operación fue desarrollada en la madrugada del lunes al martes por personal sanitarios y efectivos del Cuerpo de Bomberos de Granada, que fueron requeridos desde el hospital ante la imposibilidad de extraer el cilindro de acero, para lo que finalmente se usó un pequeño taladro de bricolaje.